68 días en huelga, con la ley a favor y las resoluciones en contra

La huelga que estalló el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad de Sonora (STEUS) contra la administración de la institución educativa inició el 28 de febrero y terminó el 7 de mayo, en total duró 68 días. Como se esperaba con 35 mil estudiantes sin clases, el ambiente gradualmente se enrareció mientras pasaron los primeros 65 días (hasta que al final el conflicto se resolvió por la vía rápida en 48 horas).

Aquí unos puntos para comparar con anteriores o futuras coincidencias:

  1. Como si los protagonistas se defendieran mejor callados, durante el primer mes y medio, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje no tuvo iniciativa para convocar al rector Heriberto Grijalva, ausente de las negociaciones.
  2. La prensa (casi toda) encabezó una campaña efectista y pobre en argumentos en contra del STEUS que funcionó en base a la repetición. El principal elemento que se discutió y posicionó en los medios locales fue el arbitraje. Este recurso se interpone como segunda instancia, una vez que se agotan los recursos de la ley y ésta se declara incapaz de resolver el conflicto (no antes).
  3. Como resultado, la confusión y desinformación acumulada en dos meses se desató en medios locales y la opinión pública no favoreció a los trabajadores. El papel tendencioso de la prensa alimentó la incertidumbre de la ciudadanía que se apresuraba a pedir un derecho genuino, el de la educación, con un enfoque incorrecto: el de la descalificación de la huelga como una herramienta legítima de los trabajadores (en amplia mayoría provenientes de sectores populares: guardias, choferes, secretarias y personal  de mantenimiento).
  4. Casi sin excepciones, hubo poco análisis y en cambio abundaba el juicio editorial al descuido y los datos sin confirmar; aunque no tuvieran fundamento la prensa local dio la vuelta a las mismas preguntas, opiniones y afirmaciones; luego venía el eco multiplicado en redes sociales, la absoluta mayoría de las veces los argumentos equivocados cayeron a favor del patrón, en este caso representado por la universidad alineada con el gobierno del estado.
  5. Faltó el contexto, la defensa del carácter de la universidad pública, la desestructuración de los sindicatos en México, la reforma laboral y educativa, la tendencia impositiva del gobierno, la distribución de la riqueza, el poder adquisitivo, la crisis, etc.
  6. La falta de información también estuvo presente en el estudiantado que se expresaba en las redes sociales con un marcado repudio hacia los que estaban pidiendo respeto al contrato colectivo. En desconocimiento de términos muy básicos como “Ley Federal del Trabajo” y “Derecho de Huelga”, los universitarios parecían poco capaces de rebasar el mismo discurso de las derechas conocidas; en realidad es de miedo cuando las palabras de uno y varios estudiantes coinciden con exactitud con las frases gobiernistas. En cierto punto del conflicto, estudiantes se manifestaron por entrar a la universidad y desalojar ellos mismos a los trabajadores.
  7. Si se les ve de cerca, un estudiante y su familia se parece más al trabajador que al patrón; un periodista igual, pero defiende al segundo.
  8. Mientras 35 mil estudiantes estaban sin clases, 150 jóvenes (que representan menos del .5 por ciento), participaron en la convocatoria del Comité Estudiantil Independiente y acudieron a reuniones, foros, marchas; se levantaron 2300 encuestas por Internet y en los días finales de la huelga ya habían elaborado una propuesta lista en lo general para no perder el semestre.
  9. Los últimos dos días del conflicto fueron contundentes.
  10. Ante las negociaciones estancadas, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje emitió el 6 de mayo un dictamen que terminaba la huelga e instruía a entregar las instalaciones en un plazo de 24 horas; caso contrario, la rectoría podría desalojar con apoyo de la fuerza pública. De acuerdo a la ley, el arbitraje aprobado por la JLCyA es un recurso cuyo uso corresponde al trabajador para impugnar al patrón, por lo que desde el principio la medida promovida por la autoridad laboral fue incorrecta.
  11. Por encima de la Ley Federal del Trabajo, con esta medida la JLCyA no sólo estaba resolviendo a favor del patrón, sino que además lo hacía a través de un proceso inválido, inexistente aplicado de esa forma. En este arbitraje se marcaba que no habían existido violaciones al contrato colectivo de trabajo y se establecía un día para ejecutar cualquier defensa. De haber sido legal, esa misma conclusión se pudo haber obtenido por ley desde el inicio de la huelga.
  12. Igual de grave es que en esa parálisis de 68 días (que se puede traducir en términos de costos por negligencia), como suele ser la estrategia se enfrentó a trabajadores con estudiantes y padres de familia. Se violentaron leyes y utilizaron como frente la versión más simple del discurso de la educación con el alumno como pretexto.
  13. El día 7 de mayo, el STEUS encabezó una marcha a la JLCyA para solicitar el amparo correspondiente. Con éste se buscaba suspender el término de 24 horas establecido para la entrega de las instalaciones; un plazo tan corto impedía el ordenamiento de cualquier respuesta.
  14. La marcha partió de la universidad a las 8:30 horas; a las 12:30 horas del día, se notificaba al sindicato que la solicitud de amparo le había sido negada. Luego de 68 días  de ausencias y sin pronunciamientos determinantes, la JLCyA había resuelto el trámite en cuatro horas
  15. Si el derecho laboral establece una relación equilibrada entre empleado y empleador ¿cómo y bajo qué circunstancias es que la instancia mediadora niega un amparo al trabajador?
  16. Con una tercia de movidas ilegales por encima de la Ley Federal del Trabajo, después de dos meses, en dos días el gobierno estatal había salido en contra de los empleados.
  17. Con la ley a favor pero con las resoluciones en contra, el mismo 7 de mayo a las 20:24 se levantó  la huelga. Trabajadores de la Universidad de Sonora abrieron las puertas para dejar entrar a la prensa y estudiantes reunidos a las afueras de la entrada principal. Bajo los arcos del edificio de la Rectoría se entonó el Himno Universitario luego de retirar la bandera rojinegra del asta.
  18. El día 8 de mayo se reanudaron las clases con un ausentismo total en las aulas, pero por eso ya nadie protestó. Por encima del derecho laboral, el derecho a la educación había sido entre comillas restablecido…
 
 

huelga en la universidad de sonora Alonso Castillo  (2)

Empleados que participan del conflicto de huelga de la Universidad de Sonora protestan en carrusel en el interior de la JLCyA.

 

Empleados que participan del conflicto de huelga en la Universidad de Sonora protestan frente a una empleada de la JLCyA. Foto: Alonso Castillo.

Empleados que participan del conflicto de huelga de la Universidad de Sonora protestan en el interior de la JLCyA mientras una asistente administrativa de la dependencia laboral usa su teléfono celular.

 

huelga en la universidad de sonora Alonso Castillo  (8)

Protesta en carrusel de trabajadores del STEUS en el interior de la JLCyA.

 

huelga en la universidad de sonora Alonso Castillo  (5)

Protesta en carrusel de trabajadores del STEUS en el interior de la JLCyA.

 

huelga en la universidad de sonora Alonso Castillo  (4)

Modesto Torres, líder del STEUS, durante el levantamiento de la huelga de la Universidad de Sonora.

 

huelga en la universidad de sonora Alonso Castillo  (6)

Trabajadores del STEUS retiran la bandera rojinegra durante el levantamiento de la huelga de la Universidad de Sonora.

 

huelga en la universidad de sonora Alonso Castillo  (3)

Padres de familia, trabajadores sindicalizados y estudiantes, entonan el Himno Universitario al levantarse la huelga de 68 días de la Universidad de Sonora.

 

huelga en la universidad de sonora Alonso Castillo  (7)

Padres de familia, trabajadores sindicalizados y estudiantes, entonan el Himno Universitario al levantarse la huelga de 68 días de la Universidad de Sonora.

 
 
 
 
 
 

Alonso Castillo. Fotografía y capacitación para el sector público y privado. Licenciado en Ciencias de la Comunicación, Universidad de Sonora. Fotógrafo, profesor universitario, instructor independiente con base en la frontera noroeste de México. Ha realizado registro fotográfico con grupos étnicos en Sonora. Desde 2002 cubre la ruta de la migración en municipios y frontera de Sonora, así como protestas y movimientos sociales en los mismos años.

Ha publicado en diarios nacionales e internacionales. Mención honorífica en la primera edición del POYLATAM. Ha impartido y participado en talleres en México, Cuba, El Salvador, Colombia y Ecuador.

 

Publicaciones relacionadas:

One Response to "68 días en huelga, con la ley a favor y las resoluciones en contra"