Caravana de la Alianza de ex Braceros del Norte 1942-1964, en el origen de la migración. Representantes y braceros de California y del noroeste de México recorren cada año la mitad del territorio de EUA y transitan por varias ciudades mexicanas hasta llegar al DF. La Caravana exige el pago de la histórica deuda del 10% del fondo de ahorro que les fue retenido cuando laboraron en campos agrícolas estadounidenses durante la segunda guerra mundial.

La caravana partió el miércoles de San Bernardino (EUA), donde se reunieron con ex braceros del sur de California y otros lugares para comenzar su recorrido hasta Sonora, México, explica Rosa Martha Zárate, dirigente de la Alianza de Ex Braceros del Norte, 1942-1964. Otros 40 ex braceros que viven en México también se sumaron al recorrido y viajan con destino al municipio de Empalme.

Los ex braceros que forman la caravana son campesinos mexicanos que trabajaron en Estados Unidos entre los años 1942 y 1964 a través del convenio con México conocido como Programa Bracero, el cual fue implementado para incentivar la producción en los campos agrícolas del país del norte, durante la segunda guerra mundial. Como parte del convenio, a ellos se les retuvo el 10% de su salario y esos fondos de ahorro fueron transferidos al gobierno mexicano para ser entregados a su  regreso a México al finalizar los contratos laborales.

El gobierno mexicano no distribuyó los fondos y los afectados tuvieron que reclamar su dinero a través de demandas en ambos lados de la frontera. Eventualmente, autoridades a través de la Secretaría de Gobernación, iniciaron los pagos  pero no por concepto de fondo de ahorro sino de apoyo social. La entrega, sin embargo, cesó cuando el presidente Enrique Peña Nieto los dejó fuera de su presupuesto a partir del 2012. Desde entonces, los ex braceros reclaman que se reactiven los pagos.

Desde el sexenio de Felipe Calderón en el que iniciaron con lentitud los pagos, una gran cantidad de ex trabajadores agrícolas han muerto sin recibir el recurso. La lucha por el pago de su compensación ha sido retomada, en muchos casos, por sus hijos o esposas.

En Empalme, los ex campesinos planean colocar la primera piedra de un monumento a los braceros, pues fue en ese municipio de Sonora donde miles de mexicanos llegaron durante la época de las contrataciones en busca de oportunidades laborales.

Aunque los Estados Unidos hayan dependido de la labor mexicana en su sector agrícola desde principios de 1900, el Programa Bracero cambió el rostro de las políticas migratorias. En un período de más de veintidós años, el Mexican Farm Labor Program, conocido como Programa Bracero, patrocinó el cruce de unos 4.5 millones de trabajadores huésped provenientes de México (entre los cuales algunos visitaban y regresaban de manera repetitiva a los EUA). El historiador David Gutiérrez, argumenta que ninguna otra política migratoria tuvo mayor efecto entre la comunidad mexicana, ya que el programa convirtió a la inmigración en una práctica política común (1).

Caravana de la Alianza de ex Braceros del Norte 1942-1964 / www.numerof.org

Caravana de la Alianza de ex Braceros del Norte 1942/1964 / www.numerof.org

Caravana de la Alianza de ex Braceros del Norte 1942-1964 / www.numerof.org

Caravana de la Alianza de ex Braceros del Norte 1942/1964 / www.numerof.org

 

(1)Más información sobre el Programa Bracero.

Visite el sitio oficial del Archivo Histórico del Bracero.

Fotos: Alonso Castillo.

 

Publicaciones relacionadas: