Alto al feminicidio: el caso de Priscilla Carolina Hernández Guerra

Comunicado ciudadano entregado en el Supremo Tribunal de Justicia, acompañado de 3047 firmas de apoyo.

A Juan Sebastián Sotomayor Tovar
Presidente del H. Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Sonora

Al gobernador del Estado de Sonora
A las autoridades de justicia del Estado de Sonora
Al Instituto Sonorense de la Mujer
A las asociaciones de abogadas y abogados del Estado de Sonora
A la Comisión Estatal de Derechos Humanos
A la sociedad civil

Quienes signamos este documento, organizaciones y personas de la sociedad civil del Estado de Sonora, externamos nuestra gran preocupación porque las autoridades judiciales tomen tan a la ligera la gravedad de lo que está ocurriendo en nuestro Estado en relación a las muertes violentas contra mujeres.

Son 27 mujeres y niñas quienes han perdido la vida en lo que va del año 2013, todas a manos de hombres en su mayoría cercanos a la víctima, predominando las parejas, ex parejas y familiares directos, en 62% de los casos. 59.2% se ubica entre 11 y 40 años de edad.

Desde nuestra perspectiva el panorama de violencia social generalizada ha insensibilizado a las autoridades responsables de procurar justicia ante los delitos evitables como lo es el feminicidio, por ser el asesinato más largamente anunciado ya que es perpetrado bajo un encuadre relacionado a la discriminación y desprecio por la vida de las mujeres, lo cual es repercusión de una política pública que va en el mismo sentido, pues lejos de imponer sanciones contundentes, se busca propiciar la impunidad.

El caso de la joven Priscilla Carolina Hernández Guerra, de 22 años de edad asesinada por su novio Singh Siddharth el pasado 1 de julio en Bahía de Kino, Sonora, pone de manifiesto la incapacidad de las autoridades para responder ante un delito que por donde se vea, era evitable, pues no atendieron a tiempo la llamada de auxilio al 066 realizada por el dueño de los departamentos en donde ocurrieron los hechos.

Sin embargo, lejos de resarcir a la víctima y a su familia con un proceso judicial limpio, transparente, y apegado a las leyes con que hasta ahora contamos para garantizar una vida libre de violencia para las mujeres, y en su caso, procurar justicia para las víctimas, vemos que lo que se procura una vez más es la impunidad.

Al reclasificar el homicidio doloso calificado de Singh Siddharth contra Priscila Carolina Hernández Guerra, a homicidio doloso simple, estaríamos ante una muestra evidente del descaro con que las autoridades protegen a los victimarios reduciendo con ello la oportunidad de que posibles futuras víctimas estén protegidas.

Repudiamos públicamente la decisión del juez cuarto de lo penal de primera instancia, Mario Alberto Granados Padilla, al desestimar pruebas periciales, evidencias y testimonios.

Estos elementos que obran en el expediente 357/2013 integrado por el Agente del Ministerio Público de la Comisaría Miguel Alemán, Eliphelet Pérez Durón, sirvieron para consignar al ciudadano Singh Siddharth por homicidio calificado con brutal ferocidad, mismos que no fueron suficientes para Granados Padilla, y resolvió que no se acreditó la brutal ferocidad.

La sociedad se pregunta: Si las heridas infamantes y degradantes que presentaba Priscilla Carolina Hernández Guerra, si la traición de que fue víctima por su pareja, más la evidencia de las armas que utilizó su verdugo, y las huellas de la lucha que dio para defender su vida no son suficientes, entonces: ¿Cómo tienen que llegar los cuerpos de las mujeres para que se acredite la brutal ferocidad?

Exigimos justicia integral para Priscilla Carolina Hernández Guerra y para su familia. Éste, y todos los asesinatos de mujeres por ser mujeres, deben ser castigados de acuerdo a la legislación vigente. Los jueces no son dueños de las vidas de las mujeres, son simples instrumentos de aplicación de la ley.

Éste y todos los asesinos de mujeres deben ser castigados en proporción a su acción, pues de lo contrario, la autoridad estará refrendando lo que siempre hemos considerado: que actúa como concurrente de feminicidio, por omisión.

¡JUSTICIA para Priscilla Carolina Hernández Guerra!
¡JUSTICIA para todas las mujeres asesinadas impunemente!
¡No más feminicidios en Sonora, en México y el mundo!

Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, OCNF/Sonora

ORGANIZACIONES SOLIDARIAS
Red Feminista Sonorense*Observatorio de la Paridad y la Equidad*Diverciudad A.C.
Observatorio Colectiva Feminista*Mujeres y Hombres Socialmente Activ@s
Sangre Violeta, programa de radio

Hermosillo, Sonora, 30 julio 2013

Información sobre feminicidio en Sonora: www.observatoriofeminicidio.wordpress.com
Contacto: observatoriofeminicidio@gmail.com

Publicaciones relacionadas: