Asesinatos artísticos cimbran a Estados Unidos

Asesinatos artísticos. Una auténtica oleada de crímenes sacuden la percepción de seguridad de los estadounidenses y, de forma sorpresiva, el mundo del arte.Texto: Jesús Iglesias | @Cherchtheirish

Inicialmente habían sido hechos aislados separados por meses o incluso años de inactividad, sin embargo, el misterioso “asesino de la cámara” ha comenzado a esparcir cadáveres con mucha mayor frecuencia en los últimos meses, asolando a prácticamente todo el territorio de los Estados Unidos, así como asombrando y ridiculizando a los policías estatales que después de catorce años aún no consiguen dar con pruebas fehacientes de su paradero o de su identidad.

Las únicas pruebas que hay sobre el caso son las fotografías que se han encontrado junto a cada una de las 31 víctimas. 31 Fotografías tomadas con la misma técnica, con el mismo ángulo de inclinación de la cámara y con la única diferencia de que los escenarios se corresponden a cada una de las 31 escenas del crimen encontradas hasta el momento.

Nunca una huella digital, un cabello, o una pisada en la nieve. La única muestra de la complexión del asesino es la de su cuerpo alejándose de la escena en cada una de las distintas fotografías, siempre en la misma posición y a la misma distancia del cuerpo de todas sus víctimas que invariablemente yacen boca abajo en el suelo, donde posteriormente estarán acompañadas de la respectiva fotografía de despedida de su asesino, tras un proceso de revelado del que tampoco se tiene conocimiento dada su rapidez (no son fotografías “instantáneas”).

Lo que empezó con un primer asesinato a las afueras de Chicago en el año 2002, tras el cual no pasó nada hasta un segundo incidente en el 2007, se ha convertido ya en una auténtica oleada de crímenes que no sólo han sacudido a la percepción de seguridad de los norteamericanos, sino también, de forma sorpresiva, al mundo del arte.

tumblr_mz8labXh0Q1rotipro1_1280

Incapaces de desentrañar el misterio del asesino, que es capaz de matar a alguien en Los Ángeles y a las dos semanas repetir el crimen en Nueva York, las policías estatales se habían enfrascado en una cruenta lucha de poderes, culpándose unas a otras de la ineficacia de sus investigaciones, pero llegando al consenso de que las fotografías no podían caer bajo ninguna circunstancia en manos de la prensa.

Sin embargo, de forma completamente inesperada, en Diciembre del 2013 la prestigiosa casa de subastas Sotheby’s sacó un lote de 24 fotografías (las que se habían encontrado hasta ese momento), correspondientes a los asesinatos del demencial psicópata. Supuestamente copiadas y reimpresas por un agente de la policía cuyo nombre no ha sido revelado aún, el lote fue vendido a un coleccionista anónimo por $12,000,000 USD, convirtiéndose en la subasta de fotografía más exitosa de la historia.

De acuerdo con la opinión de diversos galeristas, el trabajo fotográfico detrás de los asesinatos es impecable, exponiendo una delicada y compleja composición áurea detrás de la brutal temática representada, lo cual, aunado al hecho de que son imágenes de atrocidades completamente reales, ha disparado su valor a niveles estratosféricos.

Desde la subasta de Sotheby’s, reproducciones originales de las nuevas fotografías han ido apareciendo en manos de los coleccionistas más importantes del orbe, estando el mercado del arte tan ávido de que se incremente la producción de dichas imágenes, que ya se corren rumores acerca de magnates que están investigando por su cuenta para evitar la captura del misterioso asesino, de forma que se siga produciendo lo que ya muchas publicaciones sensacionalistas han comenzado a llamar como “el arte criminal”.

Las pistas y el culpable, como hace catorce años, siguen sin aparecer.

 

Tomado de ERRR / Los “asesinatos artísticos” continúan cimbrando a los Estados Unidos. Por favor lea las letras pequeñas.

 

Publicaciones relacionadas: