En 1996, David Schonauer, Carol Squiers y Jean Jacques Naudet se encargaron de editar un número dedicado a la séptima edición de Visa pour l’Image para la ya desaparecida revista American Photo.

Entrevistaron a 40 protagonistas del campo en ese entonces para el especial que se llamó ¿Está muerto el fotoperiodismo?

De las respuestas se extraen hilos comunes: la preocupación por la comercialización y la necesidad de abrir el mercado, la tecnología y el lenguaje  personal. Cuando hablan los dueños y accionistas, enfatizan o se orientan a los costos; hay puntos de vista pesimistas, pocos pero los hay de análisis. A la vuelta de las opiniones algunos aspectos son repetitivos. Las predicciones ahora tienen otra cara. Pueden verse con curiosidad y sorpresa a la luz del desarrollo, la evolución, los hechos confirmados y las mismas dudas.

20 años después parece más claro apuntar que la  crisis del periodismo es una crisis del modelo económico. Por su exigencia ética y de calidad es el mismo (y mayor por los desafíos que imponen la competencia y plataformas actuales). Para una sociedad que se multiplicó y desdobló a partir de una red extensa de información, las consecuencias de la diversificación son innegables.

Si hoy nada escapa, para el fotoperiodismo esta propensión moderna por lo virtual  ha sido particularmente riesgosa. Junto al crecimiento exponencial de canales y voces, estamos entre el cansancio visual y la sensación de una mala cruda porque nos saltamos el paso de asimilar en tiempo presente lo que está ocurriendo. Aquí la contradicción: somos sociedad de la imagen por nuestros hábitos de consumo pero no porque la hayamos  entendido lo suficiente.

Y ya que el debate global de la imagen había estado pariendo preguntas a mayor velocidad que la difusión de sus respuestas, para procesar un poco el cuello de botella en el que se encuentra la opinión pública en este asunto, aquí diferentes posturas.

¿El futuro del fotoperiodismo? Lo mejor está por venir.

Couve-American-Photo-1996- Ha muerto el fotoperiodismo-Is photojournalism dead

Mike Smith (director de fotografía, The Detroit Free Press)
Todos nos hemos desbordado al predecir nuestra propia desaparición. Lo único que no ha cambiado con el tiempo es el poder de la imagen fija para detener a la gente y hacerles pensar. Habrá un futuro saludable si los fotoperiodistas están dispuestos a ser creativos en la comercialización de su trabajo. Podemos publicarnos nosotros mismos, podemos empezar alianzas con la gente que alguna vez pensamos eran nuestra competencia al igual que las estaciones de televisión, podemos participar con otras instituciones como los museos de arte, podemos explorar los nuevos medios de comunicación. Si no podemos pensar en términos amplios, vamos a estar en problemas.

Robert Pledge (propietario, Contact Press Images)
En su forma actual el fotoperiodismo probablemente no servirá mucho a pesar de lo rudo que puede sonar. Durante los 60 años de Erich Salomon a la Guerra del Golfo, su función privilegiada era informar visualmente al público de una manera significativa. Hoy la televisión sirve ese propósito y a veces muy bien. Sin duda un pequeño número seguirá trabajando con éxito en la tradición del fotoperiodismo. Para ellos, libros y exposiciones serán los vehículos de sus proyectos. Habrá esfuerzos a largo plazo financiados por becas que nos traerán una comprensión del mundo diferente y complementaria de lo que vemos en TV.

Luc Delahaye (fotógrafo, Magnum)
La fotografía tiene un papel menor en los medios hoy en día. La televisión y su capacidad para llegar a las masas en tiempo real es el líder. La mayoría de los fotógrafos son operadores cuya versión de la realidad debe pegarse a la versión en televisión, a la versión oficial. Esta estandarización visual se incrementa por la tecnología. La rápida transmisión de las imágenes ya no es un valor agregado; es necesaria para la supervivencia. Conferencias, festivales, exposiciones en museos, nuevas becas y premios, todos prueban que el fotoperiodismo está en un proceso de institucionalización. Aunque el fotoperiodismo ha perdido su público y su papel en la vida pública, ha ganado prestigio. Se está convirtiendo en un objeto cultural a veces superfluo y a menudo egoísta. Y el hecho de que el fotoperiodismo está obsesionado con su futuro es el primer síntoma; si estuviera realmente vivo, eso sería suficiente y no habría necesidad de hablar de ello.

Donna Ferrato (fotógrafo)
Los fotógrafos tienden a estar pensativos sobre el futuro pero hemos tenido buenas temporadas. Estamos pasando por una sequía igual que la de Oklahoma pero las lluvias caerán de nuevo y la gente verá que no puede vivir sin nosotros. Nuestras fotografías son las que se quedan en la mente de las personas, les abren los ojos a las verdades duras.

Violencia familiar, Donna Ferrato. Minneapolis, 1988.

Violencia familiar, Donna Ferrato. Minneapolis, 1988

 

Mark Godfrey (director de fotografía, US News & World Report)
Creo que hay muy poco fotoperiodismo actualmente en EUA o en cualquier lugar. Las imágenes son ilustrativas del texto y no lo que yo pienso como fotoperiodismo; es un protector de pantalla. Mi preocupación fundamental es la disminución de lo artesanal en la fotografía. La tecnología no ha ayudado a los reporteros gráficos, que confían demasiado en cosas como el enfoque automático, el zoom, y el amplio uso del color…No estoy seguro de que lo que la gente quiere es el fotoperiodismo. Se está convirtiendo en una forma que tiene muy poco impacto en el público, más que una herramienta de comunicación útil. No se oye de personas protestando con una foto en el Congreso y exigiendo que se haga algo. Simplemente no se ven afectados.

Ken Light (fotógrafo documental)
Es fácil decir que las cosas eran mejores en los viejos tiempos cuando los fotógrafos podían obtener trabajos regulares en revistas como Life. Suena bastante sombrío decir que los fotógrafos ahora tienen que soñar sus propios proyectos y autofinanciarlos. Pero hay un lado positivo: trabajas en lo que te interesa y eres capaz de mantener los derechos de autor en lo que creaste, algo que los antiguos fotógrafos no podían hacer… La clave es mantener los derechos de autor.

Cornell Capa (director emérito, Centro Internacional de Fotografía)
Hoy mi bola de cristal está un poco nublada pero puedo ver que este es un tiempo de cambios fantásticos. El fotoperiodismo está vivo pero no en formas usuales. Sólo hay dos muy buenas salidas para el anticuado foto ensayo: National Geographic y Geo en Europa. Y la vieja idea de los fotógrafos en persecución alrededor de los temas calientes del mundo ya no es viable. Es muy difícil ser diferente de otros medios de comunicación pero los libros y exposiciones son un campo muy abierto. Y así es la nueva tecnología.

Omar Badsha (fotógrafo, Ikapa Arts Trust, Ciudad del Cabo, Sudáfrica)
Cuando nos fijamos en la mayoría de las personas en el mundo, el nivel de alfabetización sigue siendo tan bajo que el fotoperiodismo (el uso de la fotografía para transmitir ideas) sigue teniendo un papel importante. Pero al mismo tiempo, la capacidad de las personas para llegar y responder a la información ha sido tan altamente desarrollada que no podemos comprender la naturaleza revolucionaria del cambio que está teniendo lugar. El uso de fotos e historias en Internet tiene un enorme potencial. En nuestra ciudad, por ejemplo, tenemos cerca de 100 escuelas, llámelas de clase media blanca, que ya están conectadas a Internet. Cada niño tiene su propia dirección en línea. Pero entonces, a cinco minutos de distancia hay niños en escuelas sin electricidad. Esto refleja el tipo de diferencia social que existe en muchas partes del mundo. Siempre habrá una necesidad de periodismo y publicaciones de calidad que permitan la evaluación crítica de la sociedad, especialmente en países como el nuestro, donde la disparidad en los ingresos y en la igualdad de género es tan agudo. Todos debemos encontrar maneras de conseguir a través de la información la manera de participar en la evaluación crítica. No tenemos otra opción que utilizar el fotoperiodismo en todo lo que podamos.

Los fieles, Lalibela. Omar Badsha, 2001.

Los fieles, Lalibela. Omar Badsha, 2001

 

Susan Meiselas (fotógrafa)
Soy pesimista sobre cómo los nuevos medios de comunicación apoyarán el trabajo en profundidad de una manera seria. No veo el mundo multimedia buscando a los fotógrafos para que sean los narradores de historias. Ellos quieren archivos y nos consideran proveedores de contenidos, lo que me parece particularmente insultante. Los fotógrafos independientes tendrán que luchar, como siempre, no sólo sobre cómo producir, sino también dónde tener impacto con su trabajo. Tenemos que buscar la manera de abrir las puertas y no sólo hacer imágenes.

Hening Hansen (editor, Katalog: Quarterly Magazine for Photography, Frederiksberg, Dinamarca)
Más interesante que si el fotoperiodismo tiene un futuro, y creo que sí lo tiene, la pregunta es cómo se va a ver. A largo plazo los medios de comunicación de Internet y electrónicos serán importantes a pesar de que aún no lo son. Las empresas como Microsoft y Walt Disney jugarán un papel importante y necesitamos saber si van a abrir las cosas para todo el mundo o sólo comercializarán la red y reducirán sus funciones. El futuro del fotoperiodismo es más un análisis de la infraestructura de la comunicación que de fotógrafos y géneros.

Larry Arsmstrong (director de fotografía, LA Times)
Me parece que la nueva tecnología está haciendo de este un momento emocionante para el fotoperiodismo. Fotógrafos jóvenes que salen de la escuela hoy no están atados al pasado, pensando en los buenos viejos tiempos. Reconocen el potencial de lo que viene, que sus habilidades se pueden aplicar a vídeo y tecnología de sonido. Una vez dije que la definición antropológica de un fotoperiodista es cazador y recolector. Y eso es todavía, la imaginería sigue ahí pero cómo se presenta la información va a cambiar y tener más profundidad. Con el fin de hacer su trabajo, los reporteros gráficos del futuro van a tener que ser conscientes del movimiento y sonido. Tendrán que ser capaces de traer de vuelta elementos como el diálogo o el sonido de los disparos además de las imágenes. Y los fotoperiodistas más inteligentes serán capaces de trabajar en red. Conocerán un diseñador y un investigador y serán capaces de reunir un paquete de CD-ROM, TV e Internet. El empaquetado y trabajo en equipo tendrán más importancia.

Sebastião Salgado (fotógrafo)
Siempre y cuando haya periodismo, habrá fotoperiodismo. Son dos mitades de un todo. Y aunque ciertamente no durarán para siempre, por el momento no veo a ninguno de ellos llegar a su fin. Roland Barthes en su libro La cámara lúcida declaró que la fotografía es la memoria colectiva del mundo, en lugar de la película o de la televisión. Como yo lo veo, tiene razón en eso. La fotografía inmortaliza un momento que luego se convierte en un símbolo, una referencia. La fotografía es un lenguaje universal que no necesita traducción. Su memoria colectiva es un espejo en el que nuestra sociedad observa continuamente a sí mismo. Cuando muchas de las grandes revistas desaparecieron, se asumió que este fenómeno implicaba la desaparición del fotoperiodismo. En realidad la introducción de cientos de nuevos formatos como suplementos semanales de periódicos, revistas regionales, publicaciones de organizaciones humanitarias y otros, así como la llegada del multimedia, demuestran las amplias aplicaciones del fotoperiodismo. Esta diversificación generalizada hace que la continuidad del fotoperiodismo sea posible.

Rich Clarkson (propietario, Rich Clarkson y Asociados)
No se puede hablar de fotoperiodismo sin hablar de los periódicos, por mucho, sus mayores usuarios en este país. ¿Hace unos diez años? En respuesta a USA Today y sus gráficos de moda, los periódicos comenzaron a contratar a fotógrafos. En consecuencia, hay muchos más que los que había hace 20 años.

Tom Kennedy (editor Asistente de Fotografía, National Geographic)
El problema con el fotoperiodismo son las revistas, a las cuales culpo por su falta de compromiso con quienes hacen fotografía. Hay una falta de apoyo económico y falta de imaginación en cómo se utilizan las fotos. Los fotógrafos tienen que salir del yugo del sistema editorial o utilizar otras formas…Internet no es la respuesta total, la economía es la pregunta.

Robert Kirschenbaum (presidente, Servicio de Prensa del Pacífico, Tokio)
En Japón se obtiene una perspectiva diferente que en Europa o EUA. La fotografía es de naturaleza global de un mercado en el que el fotoperiodismo es cada vez más desplazado por las historias de chismes y de personalidades. La clave para nosotros es empaquetar grandes proyectos de fotoperiodismo en diversos medios de comunicación que se alimentan el uno del otro; vamos a establecer una exposición de la obra de alguien, lo que podría dar lugar a un libro. El libro, a su vez obtendrá el interés de las revistas. En Japón tenemos suerte porque hay grandes espacios de exposición y pagan el material.

Eugene Richards (fotógrafo)
Estamos entrando en un momento histórico en el que las personas tienen cada vez más reservas y están sobrecargadas. Me inclino a pensar que el fotoperiodismo está empezando a mostrar sus limitaciones…Lo que es cada vez más obsoleto para los fotógrafos es esta cosa llamada “reporteo”. Nos hemos convertido en ilustradores; salimos en busca de imágenes para ilustrar lo conocido. Entiendes que abandonas los temas porque se supone que debes hacer una historia de una tragedia. No creo que estemos abriendo nuevos caminos.

Marcel Saba (director, SABA)
Cuando empecé la agencia de noticias hace siete años, la gente decía que estaba loco. Dijeron que el fotoperiodismo estaba muerto. Pero no lo estaba ni lo está todavía. ¿Hay un menor número de puntos de venta para el fotoperiodismo ahora? Sí, sobre todo en Estados Unidos. Pero también es cierto que muy a menudo el trabajo que permanece inédito no es lo suficientemente bueno.

Kerry Tremain (director creativo, Mother Jones)
La fotografía documental y el fotoperiodismo tienen dos principales valores en común: la condición humana y la idea del descubrimiento basado en la experiencia. Desde mediados de la década de 1970 esos valores están en retirada dentro de nuestra cultura. A través de la nivelación del ethos de la web (la idea de muchas voces hablando en lugar de voces siendo editadas) hay algo de búsqueda de un terreno común. En última instancia nuestras experiencias del mundo, nuestra mortalidad, nuestra historia y nuestros ideales son el terreno común real y no el éter electrónico.

Anthony Suau (fotógrafo)
Los fotoperiodistas luchan enormemente. Las personas que conocen el fotoperiodismo, los editores de fotografía, han tenido que renunciar al poder de la palabra. Hay una cierta falta de respeto entre la palabra y la foto y esto siempre será una batalla. A nivel mundial, las revistas se están alejando de la producción; las revistas estadounidenses se inclinan hacia la fotografía clásica que se remonta diez o 20 años en su forma así que no hay mucho espacio para la fotografía innovadora. En Europa es casi imposible encontrar una revista que paga por una historia. Creo que habrá un montón de gente que no sobrevivirá los próximos cinco o diez años en el negocio.

Grazia Neri (propietario, Agencia Grazia Neri, Milán)
No creo que el fotoperiodismo morirá pero estoy seguro de que va a cambiar dramáticamente. Los fotoperiodistas que quieren ser testigos de nuestro tiempo deben tener poder inventivo. Deben ser interdisciplinarios, tener en cuenta los nuevos mercados y aceptar las nuevas tecnologías que mejoran su trabajo y capacidad de comercialización. Deben ser conscientes de todo su potencial y al mismo tiempo de la lucha por el control de derechos de autor. El control de los derechos de autor es la única manera de salvar el fotoperiodismo y fotógrafos, agencias y editores de imagen deben luchar juntos.

Ben Chapnick (presidente, agencia de fotografía Black Star)
El problema que muchos fotoperiodistas están teniendo no es con el mercado sino con la forma: el mercado editorial estadounidense es el más grande en el mundo, pero su mercado de fotoperiodismo es uno de los más pequeños. Los semanarios necesitan fotoperiodismo, no trabajo documental…

David Friend (director de Fotografía y Nuevos Medios, LIFE)
Se podría argumentar que a pesar de que nos hemos vuelto gráficamente más astutos como cultura, estamos colectivamente afligidos con una especie de fatiga por la imagen que tiende a diluir la potencia de la fotografía en lo individual. Creo que la fotografía, sobre todo el fotoperiodismo, ha adquirido más poder hoy en día. En esta era del blur electrónico, es imperativo que busquemos consuelo en el silencio elocuente y permanente de la fotografía fija. La foto fija nos obliga a calmarnos. Nos obliga a considerar el momento observado y a sentirlo, reaccionar, reflejarnos o tomar acción. En su propia manera obstinada y a quemarropa, el fotoperiodismo transmite algo parecido a la verdad tangible. A diferencia de cualquier otro medio, dice de manera concisa y directa: Alto, carajo, y mira de lo que he sido testigo.

Volker Hinz (fotógrafo, Stern, Alemania)
No me preocupo por cómo la gente va a ver fotos en revistas o Internet. A la larga el negativo en blanco y negro sobrevivirá. Va a sobrevivir por la creatividad de los fotoperiodistas, su punto de vista personal.

William S. Burroughs, Volker Hinz.

William S. Burroughs, Volker Hinz

 

Tom Gralish (fotógrafo, The Philadelphia Inquirer)
Hay suficientes personas que sienten la necesidad de expresar las cosas que están viendo para que el fotoperiodismo sobreviva. Ya se trate de auto-publicación o trabajar a cambio de nada, vamos a adaptarnos, como lo hemos hecho en el pasado. La gente no compra los periódicos para ver imágenes así que la fotografía se está convirtiendo en publicidad para llamar la atención y hacer que quieras leer la historia.

Regina Anzenberger (director, Anzenberger Agentur Für Fotografen, Viena)
A pesar de tanto pesimismo, no creo que el fotoperiodismo esté muerto. A través de la fotografía digital, habrá una creciente demanda de la clásica fotografía química…La cuestión más importante para los reporteros gráficos será encontrar su propio lenguaje visual mucho más que en el pasado.

Chistiane Breustedt (editor en Jefe, Geo Saison, Hamburgo)
En la marea de imágenes, los fotógrafos profesionales son una especie en peligro de extinción. Un buen fotógrafo crea un misterio o una ilusión óptica basada en el mundo real ¿Necesitamos este tipo de fotógrafo? Me temo que no. Algunos sobrevivirán como maestros de la fotografía y otros se convertirán en las abejas trabajadores que suministran el material básico para las páginas de revistas o para jugar en la pantalla.

Jean Claude Coutausse (fotógrafo, Contact Press lmages)
Estoy preocupado por el financiamiento. Ninguna revista tiene suficiente dinero para enviarnos en una cobertura razonable en ningún caso. Fui enviado durante tres días a Budapest para tomar fotos de la mafia húngara; tres días no era suficiente…No puedo ser pesimista, no tengo derecho a serlo, es nuestra supervivencia de lo que estamos hablando.

 

El recepcionista del hotel Meridien con una máscara de gas durante una alerta de Scud en enero de 1991 (Arabia Saudita).

El recepcionista del hotel Meridien con una máscara de gas durante una alerta de misil Scud en enero de 1991 (Arabia Saudita). Jean Claude Coutausse

 

Jon Jones (fotógrafo, Sygma)
La llegada de las nuevas tecnologías es una amenaza; la gente puede mover imágenes más rápido y eso las abarata casi como comida rápida. Hace tres años, podría obtener financiación y conseguir publicado. Ahora si vienes con una idea, ¿dónde vas a ponerla? Gran cantidad de revistas son propiedad de accionistas, tienen que obtener beneficio, los anunciantes deben ser tranquilizados y las revistas están menos dispuestas a asumir un riesgo. ¿Entonces qué haces? No puedes tomar fotos banales por los anunciantes. Alguien debe tener el coraje de ahuyentarlos y cada vez menos personas están dispuestas a hacerlo.

Bill Kuyikendall (director, Pictures of the Year International)
Los progresos en el fotoperiodismo se ejecutan con propósitos cruzados. Existe una creciente demanda de buena fotografía mientras que el personal se contrae. Los fotoperiodistas disparan, escanean y participar en el proceso, se aumenta la cantidad de tiempo de escritorio en proporción al tiempo de calle. Los editores giran alrededor y nunca llegan a entender bien a la comunidad, disminuyen la personalidad individual de los periódicos. La fortuna de los periodistas sube y baja en liderazgo, inversiones, actitudes estéticas y competencia, pero es inevitable seguir acudiendo al editor que piensa por sí mismo y decide invertir en un producto de calidad. Debes tener gente que cree en algo, en hacerlo bien y de manera consistente. Si lo tienes, creo que la profesión es saludable.

Dennis Copeland (director de fotografía, The Miami Herald)
Tenemos que ver los tiempos y reconocer los nichos de mercado en una cultura diversa. Debemos ver esto como una advertencia de que diferentes tipos de personas leen cosas diferentes…

Eliane Laffont (presidente, Sygma)
Es más difícil cubrir Bosnia, Chechenia y Liberia cuando revistas “importantes” imprimen artículos de portada, como “Los extraterrestres han aterrizado!” (Time, 08 de julio) y “El espacio exterior: de Día de la Independencia a Los expedientes X” (Newsweek, 08 de julio). En Sygma seguimos siendo optimistas. Creo que esta trivialidad es una moda temporal de los 90.

Colin Jagcobson (profesor de fotoperiodismo, Universidad de Cardiff, Gales)
La idea de que los fotoperiodistas pueden competir con la televisión en términos de recolección de noticias directas es absurdo. En vez de deprimirse, los fotógrafos deben verlo como liberador. Ya no tienen que perseguir los coches de bomberos en el sentido general. Todavía irán a los lugares problemáticos del mundo, pero con un enfoque mucho más interpretativo. Deben ser capaces de entrar en una situación con un trabajo de investigación y revelar su esencia. Esto es mucho más interesante y creativo.

Francois Lochon (accionista, Gamma)
¿El futuro del fotoperiodismo? ¿Qué futuro? El fotoperiodismo está casi muerto. Los pocos fotógrafos que pueden reclamar el título de “gran periodista” están al borde de la extinción. El intercambio de información visual se ha disparado. La sobreabundancia de fotos en el mercado ha eliminado la necesidad de artesanos de la SLR que solían subirse a un avión para fotografiar el otro extremo del mundo. En un futuro cercano, periódicos y revistas pueden interesarse una vez más, pero hoy en día, y en particular en Francia, los auténticos periodistas de la imagen están teniendo un tiempo difícil.

James Nachtwey (fotógrafo)
Creo que todavía hay una necesidad de las imágenes fijas. Sirven una función única que no puede ser reemplazada por el vídeo, humaniza situaciones que de otro modo permanecerían abstractas. Le dan voz a los que de otro modo no la tienen y también proporciona un registro de la historia como se ve desde la calle, no desde lo alto. De esa manera el fotoperiodismo se convierte en nuestra memoria.

Peter Galassi (conservador en Jefe del Departamento de Fotografía, MOMA)
Mi perjuicio está a favor de la exploración sin trabas del reportero gráfico y se opone a la tendencia de las agencias y editores para limitar o suprimir la exploración. Al igual que en la política estadounidense, la culpa de esta tendencia puede estar no tanto en el mecanismo de entrega como en el público que exige que se le digan mentiras reconfortantes, predecibles y rechaza cualquier otra comunicación. Para mí, entonces, la cuestión del futuro del fotoperiodismo es si el negocio va a ampliar las oportunidades para el fotógrafo en la perspectiva personal. Es concebible que al multiplicar y acelerar los caminos de entrega, las nuevas tecnologías digitales tendrán ese efecto, aunque nada sobre las nuevas tecnologías es cierto…

Dieter Steiner (Stern)
Un reportero gráfico que no cree en el futuro de su comercio debe guardar sus cámaras. El fotoperiodismo no está muerto, sigue vivo y coleando. Es cierto que hay un menor número de revistas que le dedican dobles páginas, pero por otro lado hay algunos periódicos en este país que se enorgullecen de la presentación de sus suplementos dominicales. Y hay más conciencia de la calidad fotográfica. El trabajo que refleja la manufactura de un fotógrafo aún es buscado.

Roger Therond  (director editorial, Hachette Filipacchi Press)
Mientras haya hombres, mujeres y niños, y el deseo de fijar su existencia llena de alegría y miseria en imágenes; siempre y cuando esta extraña aventura de pequeños seres humanos dure en el planeta azul, en algún lugar en el borde de la galaxia entre miles de millones de mundos; mientras no veamos a los ojos y nuestros corazones y mentes sean libres para expresarse; mientras haya bosques, papel, periódicos, revistas, carteles, libros; mientras existan pantallas y proyecciones de imágenes; mientras exista el deseo de saber, probar, amar lo bello y lo feo, lo sorprendente y la necedad, la virtud y el morbo; mientras exista el deseo de contar historias y la sed de ver; mientras vivamos y nuestros hijos, nietos y últimos bisnietos; hasta que dure la historia, el fotoperiodismo vivirá.

Göksin Sipahioglu (propietario, Sipa)
Aunque el fotoperiodismo, en general sigue prosperando, las imágenes de noticias duras se han vuelto menos vendibles. En la década de 1980, Paris Match publicó una foto de portada exclusiva de Lech Walesa, entonces jefe del movimiento Solidaridad, languidecido en la cárcel. Era una foto sensacional pero vendió pocas copias. Match descubrió que podía ser mucho mejor con imágenes de la princesa Diana o Claudia Schiffer. Por lo mismo, Luc Delahaye tomó una foto memorable de un niño rescatado de los combates en Bosnia, con la cara cubierta de sangre. Esta foto fue la portada de la revista Newsweek y una de las menos vendidas de todos los tiempos. Por desgracia, grandes fotos mejoran la reputación pero no hacen nada por la circulación. Time y Newsweek se encuentran todavía haciendo negocios y LIFE ha hecho una reaparición. Paris Match, Stern, Focus y decenas de otras revistas ilustradas florecen como lo hacen a diario periódicos de todo el mundo, al igual que los libros. ¿El futuro del fotoperiodismo? Lo mejor está por venir.

Fuente:

L‘Oeil de la Photographie

www.americanphotomag.com

 

Recomendado: Los 30 fotógrafos más influyentes de Asia

fotógrafos de asia (2)

Publicaciones relacionadas:

, ,