El Aula del Centro-Especialización Fotográfica es una agrupación que imparte talleres de fotografía y brinda herramientas para la reflexión y producción en ese campo.  Es un espacio  que se ocupa de la formación del público y la actualización de fotógrafos e interesados en el estudio de la imagen, con un modelo  enfocado en atender no solo la forma en que se imparte, sino en su seguimiento y  evaluación.

Actualmente se produce y consume imagen desde una vertiginosa carrera entre ésta y los dispositivos, la cual deja muy atrás al proceso reflexivo. Ambas, la representación y la lectura de contenidos, reclaman especialización en las prácticas.

Por ello es que el Aula del Centro es considerada por sus integrantes como el laboratorio donde se atiende con rigor la educación y  que considera la fotográfica “como una disciplina abierta y susceptible a todo cambio, permeable desde campos complejos, dispuesta al desplazamiento y generadora-transformadora de comunidades de práctica a comunidades de aprendizaje y viceversa”.

Las actividades de este centro independiente ubicado en Querétaro iniciaron en marzo con un curso introductorio a la historia de la fotografía.

César Holm, coordinador del programa docente, explica sobre el proyecto.

¿Por cuánto tiempo cosecharon la idea?

En realidad por unos meses, creo que la decisión formal fue tomada en enero.

¿Los colaboradores ya vienen de la academia y la foto?

Todos hacen foto pero vienen de disciplinas muy variadas la mayoría ingenieros.

Gregorio Arteaga es comunicador y fotógrafo comercial, Fernando Montiel es ingeniero, Guadalupe Martínez también, Myrna Lara igual; Andrea García es diseñadora, Analí Núñez es restauradora de arte y yo soy licenciado en educación artística para nivel superior pero primero he sido fotógrafo.

¿De qué forma tuvo origen la idea?

El Aula surgió de la necesidad de un grupo de alumnos de un taller de retrato que tomaron conmigo el año pasado, al término del taller me pidieron más talleres y los llevé a Dossier HN, el espacio donde trabajo con Analí Núñez. Les propuse un programa integral que les permitiera asomarse a la fotografía autoral. Pasaron cinco módulos muy intensos y apretados, hasta que uno de los integrantes de ese programa “clandestino”, me hizo una propuesta formal. En las primeras charlas teníamos la intención de crear un espacio en donde estuviéramos más cómodos, pero en tanto más reconocían su condición como fotógrafos, más evidente se hacía también lo que debía hacerse entonces. El consejo consultivo se formó entre los mismos asistentes al programa de Dossier HN, tratando de aprovechar la experiencia y formación de los involucrados.

¿Aula del Centro y Dossier HN son proyectos paralelos, separados o qué relación tienen?

Dossier es el proyecto de restauración, montaje de obra y asesoría para la producción. En ese proyecto estamos originalmente Analí Núñez, que es mi esposa y yo, por lo tanto son proyectos paralelos.

¿Qué respuesta han tenido hasta este momento con el Aula del Centro?

La respuesta se sigue produciendo, aún no sabemos los alcances de la propuesta. Tenemos tres territorios urgentes a trabajar: la formación de público para la fotografía autoral, la capacitación de fotógrafos en activo y la formación de un perfil docente.

Esto se lleva a cabo con diferentes acciones: curadurías, revisiones de portafolios o diagnósticos de procesos, programa de nivelación, cursos, talleres, diplomados, etc.

¿Los tres territorios responden en integral a un panorama concreto?

Sí, a la fotografía autoral.

¿Por qué tomaron esas líneas de acción?

Es el resultado de casi 15 años de experiencia docente. Mi trabajo se desarrolla en los principales centros de formación fotográfica del país, todo el tiempo estoy viajando. Cuando no estoy en Oaxaca, estoy en Monterrey, San Luis o Colima. Esto me ha permitido tener el pulso de las instituciones, los fotógrafos y en general de la producción autoral emergente y consagrada; y bueno, acudo a apoyar en alguna necesidad de formación así que decidimos plantear esa oferta en nuestra ciudad de residencia.

¿Cuáles son las líneas de trabajo en el panorama de la fotografía de autor?

Pues son muy variadas, la primera debe ser desde el rigor de estudio. Mi formación viene de la filosofía, vengo de un modelo semiota. En segundo, creo en los procesos metodológicos, en estructuras, y a la producción artística le urge ponerse a trabajar en eso seriamente. Por otro lado la congruencia es relevante, hablo de que el consumo de arte es indispensable en fomentar el coleccionismo en los alumnos y los artistas; todos quieren producir y vivir de eso pero nadie compra ni una acuarela. Tenemos que hacer mercado y hacer valer nuestro trabajo.

Y entonces los tres territorios que mencionabas en conjunto ¿qué perfil deben formar en el sujeto?

En pedagogía lo establecemos como perfil de ingreso, aplicación del programa y perfil de egreso. Esto tendría que generar, si no autores cuando menos un público más crítico y eso es lo que necesitamos, no más fotógrafos malos o que solo trabajan en la tendencia para llenar la mirada de quien los promueve. Es el momento de tomar un lugar y función sobre lo que es urgente para la disciplina y la práctica fotográfica de nuestro país. Luego hablaremos de los procesos de legalización de la fotografía autoral…

La práctica fotográfica acá es comercial y periodística así que hay que formarla, originarla. Es un trabajo como de evangelización: somos como testigos de Jehová, vamos a tu puerta los domingos y te preguntamos si tienes tiempo para hablar de Fontcuberta o de Barthes.

Y pensando desde la oferta y demanda ¿funciona en el corto plazo o tienen que hacer la labor a mediano y largo?

Pues se está gestando, es decir, ocupamos rigor pero tenemos puro fotógrafo de Facebook que no está interesado en el debate. Es un trabajo arduo y complejo que debe hacerse a diferentes pistas, pero simultáneamente. Con esto puedo argumentar que un proyecto como este solo funciona en colectividad y colaboración de otros espacios, instituciones y demás organismos.

***

La programación a partir de febrero del 2016 incluye la realización de un diplomado para la producción autoral y un seminario histórico sobre fotografía, cursos de verano para niños, de acompañamiento teórico, clínicas de iluminación y edición, revisión de portafolios, asesoría para tesis y actualización docente. Para este año también se contempla participar en actividades de formación en Monterrey y Tabasco.

El próximo 19 e febrero inicia el Diplomado en historia de la fotografía en México, el cual se desarrollará en 6 módulos, cada uno con una duración de 20 horas. El temario abordará un repaso de la fotografía como documento histórico y patrimonio cultural, las principales técnicas fotográficas empleadas desde su llegada a México, las principales agencias fotográficas y fotoreporteros de los hermanos Casasola a Cuartoscuro, fotógrafos que reafirmaron con su obra la identidad y el imaginario en México, movimientos fotográficos y la labor del Centro de la Imagen como referente para la fotografía contemporánea.

Cesar

cesar 5

cesar 9

cesar 3

Más información:

Aula del Centro-Especialización Fotográfica (Facebook).

Publicaciones relacionadas:

,