Claudia Guadarrama: “En tus fotos se va a notar la manera en la que estás pensando en los demás”

La fotógrafa Claudia Guadarrama comparte información sobre su trabajo Antes del límite, incluido en la exposición “No frontera, fotografía documental reciente de América Latina” que se presenta en las actividades del Festival Fotoseptiembre.

La muestra integra la visión autoral, la fotografía contemporánea y el periodismo a través de temas como la  migración, las campañas políticas y espacios determinados como los no-lugares. En conjunto, participan en este trabajo Claudia Guadarrama de México, Christian Lombardi de Francia-Bolivia y Santiago Porter de Argentina. Originalmente fue curada por Alejandro Castellanos e Irving Domínguez como parte de la cooperación de la Red de Encuentros y Festivales de Fotografía de Latinoamérica (REFFLA), establecida en el 2008 en la ciudad de Buenos Aires.

Antes del límite (realizado del 2001 a 2007),  obtuvo el Magnum Inge Morath Award 2004 otorgado por la agencia Magnum Photos; al año siguiente Claudia obtuvo el Canon Female Photojournalist Award 2005 en el Festival Internacional de Fotoperiodismo Visa Pour L'image en Perpignan, Francia, convirtiéndose en la quinta mujer en recibir esa distinción.

Como dato extra, Canon Francia en conmemoración por el 25 aniversario del festival Visa Pour L'image presentará próximamente un volumen de edición limitada que contiene una selección de las mejores exhibiciones desde sus inicios en 1989 y una imagen del trabajo de Claudia ha sido incluida en la publicación.

Claudia Guadarrama nació en 1976 en la Ciudad de México, es licenciada en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Nacional Autónoma de México.

***

 ¿Cuál es tu participación en No Frontera?

Mi trabajo está contenido en la muestra, se llama Antes del Límite y es un trabajo que describe aspectos, es una opinión personal de lo que pasa en la frontera sur del país, en Tabasco y Chiapas, qué pasa con los migrantes centroamericanos en su paso a EUA. Este trabajo lo hice de 2001 al 2007 y desde entonces ya ha cambiado un poco el fenómeno migratorio aunque las tragedias han aumentado y el tipo de peligros en términos de integridad, a lo que están expuestos. Antes se enfrentaban a ciertos peligros y ahora esos peligros se han incrementado y son más difíciles de superar.

Esta es una selección porque el trabajo consta de muchas más fotos y hay un libro publicado en iTunes. Ahí está más completo y puedes ver más de las fotos que están colgadas en la exposición. El momento histórico que se vivió cuando tomé esas fotos era que no se conocía lo que estaba pasando en la frontera sur, el inconsciente colectivo no estaba del todo enterado o no se lo imaginaba muy bien, ahora de cinco años para acá como que hubo un proceso de concientización además de todo lo que ha salido en los medios de comunicación, pero cuando yo lo estaba haciendo la problemática se enfrentaba con la indiferencia porque no se conocía lo que ocurría, también te puedo decir que la historia de este trabajo gira alrededor del viaje en el tren y el migrante, el tren como único medio de salida hacia un sueño, el único medio que te puede ayudar a alcanzar el sueño…

Ese fue un momento importante, cuando no se conocía…

No se conocía en el país lamentablemente porque atraía mucho la atención de medios extranjeros y sí había concientización pero allá, cuando las organizaciones no gubernamentales empezaron a tratar de llamar la atención y  a decir “aquí estamos” entonces la gente volteo hacia allá, gracias a ellos, a los sacerdotes que estaban involucrados en las zonas donde había  o existía flujo de migrantes.

Antes de la etapa más cruenta y el narcotráfico ¿Qué te empujó a hacer ese trabajo?

El primer año, en el 2001, ocurrió que trabajaba en un medio de comunicación y nos empezaron a pedir imágenes de la frontera sur, en ese momento no estaba muy consciente de lo que existía allá, siempre (volteamos) a la frontera norte.  Entonces me di cuenta de que no había fotos y que se hablaba de migrantes. Empecé a investigar en medios locales, con corresponsales y me contaron la situación y entonces quise ver  lo que estaba sucediendo allá, hice mi primer viaje y a partir de ahí no dejé de ir. Además este trabajo todavía lo hice en película blanco y negro y en ese momento era mucho más fácil trabajar, yo me iba sola y no había problema, como que había un poco más de respeto a migrantes y periodistas, la gente involucrada en el tráfico no se metía contigo, sabía que ibas a tomar fotos pero no se metían contigo, en cambio ahora es muy peligroso, al menos yo no iría sola, es arriesgado.

Undocumented migrants. Mexican Southern border

¿Qué cantidad de película tomabas?

Cuando hago trabajos personales hago muy poca foto y en ese tiempo en promedio tiraba como un rollo diario, iba buscando las imágenes, me la pasaba  buscando las imágenes, a menos que estuviera en una situación muy diferente en la que había que tirar más.

Ahora con las cámaras digitales tampoco tiro demasiado, además entre más tiras más difícil es tu selección y puedes terminar tomando una decisión que no era, la selección se hace desde el origen, tienes que ser muy selectivo, más que tirar 32 gigas en una hora.

¿Qué opinas de cubrir migración siendo nacional en comparación con los extranjeros que vienen al país a hacerlo?

Tú estás acostumbrado a ver cosas que por tu cotidianidad ya casi no las ves, cosas que desaparecen de tu mirada y entonces viene alguien de afuera y las retrata. Tienes que luchar mucho contra eso, que no te gane lo cotidiano. Es difícil entre el cansancio visual al que estamos acostumbrados, en el bombardeo de imágenes. Tampoco es un gran obstáculo, como que no depende si eres extranjero o no, depende de la actitud de los fotógrafos ante la situación que están retratando.

Todas estas fotos de los migrantes que aparecen cuando están heridos me tardé más de una semana en tomarlas, iba todos los días a verlos, me comunicaba y buscaba su aprobación, no quería que se sintieran incomodos, trataba de respetar su situación. Para mí era importante y quería hacerlo así porque bien pude haberlo hecho rápido pero preferí hacerlo por las buenas.

Muchas de estas fotos las tome sin ver a pesar de que era una cámara análoga, lo hice sin ver porque al momento en el que alzas la cámara ellos ya toman otra actitud frente a ti, siempre he respetado y eso es importante: ser respetuosos con las personas que retratamos.

Tenemos que ser testigos de lo que pasa, de alguna manera hay situaciones difíciles de contar y si te pones en el lugar de la persona dirías “ bueno, es que me está retratando en este momento incómodo”;  es triste, es frustrante, tiene muchos adjetivos negativos pero es necesario para que eso no le suceda a otras personas, yo he buscado que me autoricen y si no quieren salir no los fotografío por muy interesante que sea; lo hago porque me gusta, porque es pasión, porque también encuentro una función social, creo que por lo menos puedo llegar a más gente y volverlos conscientes de esta problemática, no estoy aquí por el cliché de ganar porque aquí no ganas dinero, ni por hacerme famosa y llenarme de reconocimiento social y un status ¿A costa de los demás? No, al menos no es ese mi fin y hay un breve espacio para saber de qué lado estás, cuánto tiempo estás dispuesto a utilizar o hasta dónde llega tu ambición para conseguir todo sin importar lo demás.

Ese es el método, cuidar la dignidad, dar todo el respeto…

Sí y creo que poco a poco los nuevos fotógrafos como que hacen a un lado eso, se dejan llevar porque crecieron viendo que el ganar un lugar en la sociedad a costa de lo que sea pero hablamos de que si eres fotoperiodista o documentalista y tu trabajo está enfocado a lo social, tienes que ser humano, en tus fotos se va a notar la manera en la que estás pensando en los demás. Es muy importante la cuestión ética que siga existiendo y que no la hagamos a un lado.

¿Qué visión tienes  de la frontera norte?

Es totalmente diferente, no la conozco tan bien pero creo que la gente es más difícil, la gente voltea y te enfrenta, en el sur es más fácil tomar una foto en la calle y que no te digan nada, en el norte sí te reclaman. En el contexto en el que yo tomé la frontera sur era relativamente más calmado, había poco menos violencia en comparación con el norte aunque ahora están al mismo nivel, el negocio del migrante ya está en todo el país y la gente sabe que puede sacarle provecho,  es una cuestión cultural que la única manera de erradicarla es creando oportunidades y no cárceles.

Guadarrama-Mexique_033

claudia_guadarrama

claudia_guadarrama1

claudia_guadarrama4

claudia_guadarrama3

claudia_guadarrama5

claudia_guadarrama6

La exposición No frontera, fotografía documental reciente de América Latina permanece abierta al público hasta el 7 de octubre en horario de lunes a viernes, de 9:00 a 19:00 horas. Lugar: Galería Eusebio Francisco Kino de Casa de la Cultura de Sonora, bulevar Agustín de Vildósola y avenida Cultura, colonia Villa de Seris.

Texto: Alonso Castillo.

Publicaciones relacionadas:

, , , , , ,