Recomendaciones para la cobertura periodística de la migración,  Knight Center y OSF

Cobertura periodística de la migración, resumen del Foro de Austin sobre Periodismo en las Américas, realizado del 8 al 10 de septiembre del 2011 bajo la organización del  Centro Knight y Open Society Foundations. Más de 50 reporteros, editores, académicos, líderes de organizaciones de periodistas, de la sociedad civil y expertos de 20 países participaron en el noveno Foro de Austin sobre Periodismo en las Américas para tratar la cobertura periodística de las migraciones internacionales.

Los participantes del foro coincidieron en que la migración es uno de los más complejos fenómenos humanos. Con el trasfondo de la globalización presente en cada aspecto de nuestras vidas, esto sólo puede hacerse más y más evidente con el paso del tiempo. A pesar de ello, los recursos periodísticos no están proporcionando una cobertura de calidad de las migraciones internacionales.

Los expertos exploraron formas de colaboración entre países. Recomendaron un retrato más humano y equilibrado, que vaya más allá de las estadísticas y las anécdotas de gente cruzando fronteras con o sin papeles. Se necesita escribir más historias acerca de los inmigrantes, sus familias, explicaciones históricas de la migración, investigaciones de las políticas de los gobiernos, problemas de salud, factores económicos y sociales, educación, vivienda y miles de otros componentes que están detrás de la migración. En pocas palabras, acerca de las maneras en las que esa migración tiene un efecto importante, si no crucial, en el día a día de casi todo el mundo en las Américas.

***

No hay forma de entender los movimientos migratorios sin comprender la historia y condiciones socio-políticas. Sin embargo, los movimientos migratorios son responsables de formar el pasado, el presente y el futuro de un barrio o vecindario, una ciudad o una nación.

Para entender y cubrir la migración adecuadamente se requiere educación, balance, y un periodismo objetivo. Basándose en estos criterios, los medios en Estados Unidos no proporcionan una cobertura justa y precisa.

Presionados por horarios de cierre, escasos recursos, falta de entrenamiento y a veces plena ignorancia sobre los movimientos migratorios, gran parte de la cobertura sobre el tema migratorio es superficial.

En términos generales existe una mínima comprensión de las presiones socioeconómicas y políticas que los migrantes traen a las regiones donde emigran, y de cómo su ausencia afecta la región que dejaron.

En este sentido, los participantes del foro estuvieron de acuerdo que la cobertura de la fuente es en sí misma una especialidad que requiere entrenamiento, experiencia y educación, no sólo para los periodistas involucrados, sino también para las organizaciones que proveen apoyo a migrantes durante y después de su trayecto.

Entender estos conceptos es necesario en toda América Latina.

“Nosotros los periodistas, desafortunadamente, tenemos la tendencia de perseguir las historias de éxito de los migrantes, o las del sensacionalismo y sus tragedias, y prestamos poca o ninguna atención en absoluto a sus tribulaciones o sus vidas cotidianas”, dijo Cecilia Alvear, periodista y ex productora de la red de televisión NBC.

Pero en medio de estos triunfos y tragedias, millones de historias sobre violaciones a los derechos humanos, falta de igualdad de oportunidades, estafas y degradación social caen en el vacío de lo desconocido.   Pocos de los que dejan sus hogares logran consumar el sueño de la tierra prometida.

Más por regla que por excepción, a menos que los inmigrantes de alguna manera se las arreglen para tener una de esas historias que van de la pobreza a la riqueza, o un trágico fin en su lucha, su realidad seguirá siendo desapercibida.

“Nosotros tenemos la tendencia de criminalizar a los migrantes debido al hecho de que ellos decidieron venir a este país a buscar trabajo sin documentos y los clasificamos como inmigrantes ilegales antes de entender sus respectivas realidades”, añadió Alvear. La razón, dijo, es porque los medios raramente se toman el tiempo de mirar a fondo los factores socioeconómicos y políticos que obligan a los migrantes a dejar sus países.

En términos generales, los medios masivos de comunicación en su mayoría ignoran a los migrantes. Y cuando los medios ignoran un tema, también lo hace la sociedad.

En respuesta a Charles Hale, director del Instituto Lozano Long de Estudios Latino Americanos en la Universidad de Texas en Austin, los panelistas identificaron las razones por las cuales las noticias de migración reciben cobertura de primera plana: el fenómeno es cubierto sólo para destacar un tema político, un crimen sensacionalista o una historia de éxito.

Julián Aguilar, del Texas Tribune, dijo que debido a la actual crisis económica, muchos medios de comunicación en los Estados Unidos sacrifican la calidad por la cantidad, dejando a los reporteros con “poco tiempo para trabajar en noticias de fondo o reportajes de investigación”.

Entender por qué los hechos ocurren, cómo ocurren y qué tipo de consecuencias traerán, tanto a nivel individual como a nivel social, es clave para un periodista. Teniendo en cuenta un fenómeno social complejo como la migración, el desconocer las causas fundamentales de este fenómeno podría ser trágico.

Limitados por el tiempo y el espacio necesario para investigar las historias a fondo, los periodistas muchas veces se ven obligados a producir noticias que cubrirán los puntos básicos, pero carecerán de análisis. Sin este contexto, cualquier información corre el riesgo de caer en el sensacionalismo y lo superficial.

Glenn Frankel, Director de la Escuela de Periodismo en la Universidad de Texas en Austin: “Necesitamos entrenar a nuestros estudiantes a pensar de manera más crítica para llevar a cabo un periodismo que vaya más al fondo”. En la universidad hay “51.000 estudiantes que no están entrenándose para ser periodistas y que necesitan entender más sobre este tema de la migración”.

También se supone tienen que protegerlos, dijo Fabián Sánchez, un abogado y miembro de I(DH)EAS, una organización civil mexicana de servicios legales sin fines de lucro, con sede en la Ciudad de México.

“La mayoría de los migrantes sufren de discriminación hasta en sus propios países, pero una vez que se van de su tierra natal — a menudo a la fuerza — son sometidos a todo tipo de abusos”

“Les preguntamos si durante su recorrido habían sido sometidos a algún tipo de abuso, ya sea por parte de civiles o autoridades. La gran mayoría dijo que sí. Les preguntamos si han tenido algún tipo de acceso al sistema de justicia — 93 de 100 de ellos dijo que no”, declaró Sánchez.

“Esta es una cuestión de igualdad y participación cívica. Los medios tienen la obligación de representar y amplificar esas voces no escuchadas”, dijo Marie Struthers, Directora del Programa de los Medios de Comunicación de las Open Society Foundation (OSF).

Struthers, junto con David Holiday del programa latinoamericano de las OSF, plantearon cuatro preguntas a todos los participantes. Cada pregunta fue un desafío, no sólo para periodistas pero también para los defensores de los derechos de los inmigrantes presentes.

¿Cómo pueden los periodistas integrar las voces de los migrantes y mantener el balance y la objetividad de una mejor manera? La migración es percibida como una amenaza que dilapida los fondos públicos.

¿Cómo pueden los periodistas contar esas historias pero también retratar el lado positivo de la migración?   La migración muchas veces se ha cubierto como un tema de seguridad nacional en el mundo después del 11 de septiembre (del 2001). Algunos expertos que están a favor de las fronteras abiertas creen que los migrantes agregarían $39 trillones de dólares a la economía global.

¿Cómo podemos reportar estos aspectos positivos de mejor manera? La disminución de los presupuestos de los medios ha reducido la profundidad de los temas que merecen un análisis más profundo

¿Cómo se puede sacar provecho de la participación de la sociedad civil con el fin de profundizar en los problemas de una mejor manera y colaborar con las salas de prensa asediadas por la falta de presupuesto?

“Los medios masivos de comunicación desempeñan una de las funciones más importantes en influir el desarrollo de las tendencias racistas y los prejuicios”, dijo José Luis Benítez, un académico de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) en El Salvador.

Los principales medios de comunicación a menudo ni siquiera entran en contacto directo con los migrantes, todo el tiempo produciendo noticias plagadas de connotaciones negativas y estereotipos.

“Esta tendencia a cubrir la migración a un nivel tan superficial omite graves aspectos sociales”.

En México, según Benítez, el 32 por ciento de las noticias sobre la migración se enfoca en “la violencia y la inseguridad pública”, y alrededor de un 30 por ciento en “políticas de migración”.

La economía, la cultura y la educación sumaron sólo un 15 por ciento de las noticias, mientras que la salud — un problema acuciante para la mayoría de los migrantes en tránsito — sumó un poco más de 1 por ciento.

En América Central y en México, la cobertura de los medios sobre la migración se centra en temas trágicos y sensacionalistas. En resumen, los migrantes son representados como causantes de “un clima de inseguridad social”, concluyó Benítez.

De acuerdo con cifras de 2010 de funcionarios de inmigración mexicanos, de los 69.903 arrestos de migrantes indocumentados en tránsito en territorio mexicano, 11.282 venían de África, 1.047 eran de Asia y 216 eran de Europa. México es una puerta a los Estados Unidos no sólo para migrantes latinoamericanos sino también para migrantes de otros continentes, pero estas cifras rara vez son reportadas, dando la impresión a los consumidores de noticias de que todos los migrantes “usan sombreros”.

La cobertura de los medios en los Estados Unidos sobre la masacre de San Fernando fue mínima: 30 segundos a lo máximo, y desapareció después de 24 horas.  Los derechos humanos básicos de los migrantes son ignorados rutinariamente por las autoridades mexicanas, en mayor parte porque el sistema judicial mexicano en general es “un desastre”

Los medios mexicanos, por otro lado, concentraron su cobertura en mostrar imágenes de cadáveres amontonados adentro de lo que parecía un granero abandonado, kilómetros lejos del pueblo de San Fernando. Las imágenes, que fueron mostradas en todas partes del mundo, presentaron a la mayoría de las víctimas con sus manos atadas. Estaba claro que habían sido ejecutados a mano armada.   “En el momento del hallazgo, el acceso al sitio de la tragedia estaba bastante limitado, y sólo unos pocos medios de comunicación mexicanos pudieron acercarse”, dijo Thelma Gómez Durán, del periódico mexicano El Universal.

Julie López, de Plaza Pública en Guatemala, describió la creencia ampliamente sostenida de que la mayoría de los migrantes son campesinos o trabajadores de campo, como se conocen generalmente en los Estados Unidos. Pero las tendencias recientes de la migración demuestran que los ciudadanos chinos e indios son los que más migran a países centroamericanos, con el objetivo de “colarse” a los Estados Unidos.

Estos migrantes generalmente pagan las mejores tarifas por ser introducidos de contrabando a este país, en comparación a lo que los migrantes centroamericanos o mexicanos. Este nuevo flujo ha revitalizado la industria del tráfico humano, con consecuencias nefastas, especialmente cuando los migrantes tratan de cruzar por México.

“Esta tendencia a cubrir la migración a un nivel tan superficial omite graves aspectos sociales”, dijo la Hermana Leticia Gutiérrez, de Human Mobility, una organización conectada con la Iglesia Católica que asiste a los migrantes.

“No hay cobertura de fondo que ayude a [la gente] a reflexionar”, añadió Gutiérrez. También dijo que la cobertura de los medios fomenta sentimientos xenófobos, pero pasa por alto los abusos que sufren los migrantes — incluyendo aquellos cometidos por autoridades encargadas de proteger sus derechos.

Foto en portada: Nogales, Sonora. Protesta de migrantes y ciudadanos por la entrada en vigor de la Ley SB1070 (Alonso Castillo, 2010).

Para revisar el informe en PDF siga esta liga.

Publicaciones relacionadas:

, ,