Erick Kim habla para BBC Religion Ethics

Ética en la fotografía de calle. Erick Kim es un fotógrafo de calle con base en Los Angeles. Su trabajo ha sido exhibido en Los Ángeles, Seúl, Singapur y Melbourne. También ofrece talleres de fotografía de calle en ciudades de todo el mundo.

En este Q & A le explica a BBC Religión y Ética cómo maneja la delgada línea entre invadir  la privacidad de una persona y capturar su verdadera imagen.

¿Cuál  dirías es tu objetivo  en la fotografía de calle?

Mi objetivo es descubrir las alegrías y también las penas de la existencia humana en la sociedad. Después de haber estudiado sociología en la UCLA, estoy interesado en el estudio de las personas y cómo la sociedad crea ciertas presiones y expectativas en ellos. Me veo a mí mismo como un sociólogo con  cámara como mi herramienta de investigación para observar y registrar las personas y el mundo que me rodea.

¿En qué situaciones has estado que te hacían sentir incómodo? ¿Hay alguna imagen que te arrepientes de haber tomado?

El acercamiento y fotografiar a personas son de las cosas más difíciles  que hago. Después de todo, en la mayoría de las sociedades de todo el mundo se considera descortés o un tabú social  fotografiar a alguien sin su permiso (o sin que ellos lo sepan).

Tiendo a estar  incómodo al fotografiar a pobres e indigentes. Ya han habido tantos proyectos que lo han hecho tan bien y humanamente.

A menudo me digo (si fotografío a una persona sin hogar o un adicto) ¿Lo estoy haciendo para revelar algo positivo o porque quiero hacer una fotografía interesante y valiente? Creo que es una línea muy fina con la que todos los fotógrafos de calle deben tener cuidado. No estoy diciendo no deben ser fotografiados, son una parte de la sociedad y a menudo  es importante dar a conocer sus problemas.

En raras ocasiones les hago foto, sólo cuando tengo la oportunidad de hablar  y conectar con ellos en un nivel más profundo y  escuchar su historia de vida.  En general tiendo a evitarlo.

¿Cuál es la reacción más negativa que has tenido de alguien a quien estabas tomando  fotografías?

Lo creas o no, la mayoría de las reacciones que recibo de fotografiar a extraños son bastante positivas. Mi regla de oro es hacer contacto visual con ellos, después sonreír y decir "gracias".

Aunque la mayoría de las veces  hago foto sin permiso, también hay muchos casos en los que primero  hablo con alguien que me parece interesante y luego pido autorización.  Por supuesto hay las personas que tienen reacciones negativas pero tienden a ser la excepción.

Tengo algunas historias, una vez, cuando estaba en Melbourne fotografié a una mujer que estaba paseando que me pareció interesante. Ella me mandó a la policía. No estaba haciendo nada ilegal (en la mayoría de los países se puede tomar fotografías en un lugar público sin permiso).  Cuando la policía llegó le dije que no estaba haciendo nada malo y  seguí con lo mío.

En Toronto tomé una fotografía a un anciano asiático en una bicicleta que instintivamente me dio un golpe de karate en la parte posterior del cuello. Afortunadamente era una persona mayor y probablemente se lastimó más su mano que mi cuello.

En otra ocasión estuve en Tokio y fotografié un hombre de aspecto rudo que fumaba un cigarrillo. Después de tomar la fotografía, se dio la vuelta, fue tras de mí y me dio una patada en la bolsa de la cámara. Estaba furioso. Yo rápidamente me disculpé y salí de allí.

Estas son probablemente las tres peores cosas que me han pasado en los cientos de miles de fotografías de calle que he tomado.

¿Qué consejos le darías a la gente para superar sus temores a  invadir  la privacidad de las personas y capturar las mejores tomas?

Una de las cosas más importantes que aprendí estudiando sociología es que nunca se sabe cómo reaccionará la gente  hasta que lo experimentas. Siempre he pensado que si  fotografío a un extraño sin su permiso  podría ganarme un puñetazo en la cara pero basado en mis experiencia creo que la mejor manera de acercarse a alguien es abierta y honestamente.

Esto significa que si tomas una foto de alguien (sin permiso) no finjas que no lo hiciste. Acércate a la persona y explica por qué la tomaste  y lo que encontrabas interesante en  ellos. Así  tomas una experiencia potencialmente negativa y la vuelves una positiva en la que la gente se siente honrada porque les tomaron una foto.

También, me gustaría animar a la gente interesada en la fotografía de calle a tomar una foto extraordinaria de una persona común en lugar de tomar una foto normal de una persona extraordinaria (personas sin hogar, artista de la calle, etc).

¿Hay una foto de la que estás más orgulloso?

La  que tomé de una anciana en Hollywood, una foto que llamo "Manos de jazz". La vi pavoneándose por la calle con un sombrero precioso y el sol brillando detrás de ella. Me agaché, estaba a punto de tomar una foto, y luego ella agitó los dedos hacia mí al estilo  "manos de jazz". También después noté que llevaba dos aretes distintos, lo cual creo muestra su personalidad llamativa: ella no es alguien que quiera estar oculta sino alguien que quiere ser visto.

Erick Kim Street Photo

L1036770-2

Fotografía: Erick Kim

El texto apareció publicado el 23 de febrero del 2013 en el sitio de la BBC. La traducción es nuestra, para consultar el texto en su versión original revise el siguiente enlace:

BBC

Eric Kim

Publicaciones relacionadas:

,