Las Patronas: la organización no debe estar sólo en el crimen sino también en la sociedad

Las Patronas es un grupo de mujeres que desde 1995  apoyan voluntariamente a migrantes centroamericanos que viajan por el estado de Veracruz hacia el norte en el tren de carga. El nombre lo obtienen de la comunidad a la que pertenecen, de La Patrona, en el Municipio de Amatlán de los Reyes, estado de Veracruz.

La labor altruista que realizan con migrantes a su paso por México le ha valido al grupo el Premio Nacional de Derechos Humanos 2013.

Dentro de las cifras de violencia y muerte que conocemos de la migración, la labor que estas mujeres realizan llegó a convertirse en una estación de libre paso en la que migrantes podían recibir atención médica, agua, comida y ropa. La solidaridad de las patronas ha sido conmovedora desde el origen desinteresado, humanitario y humilde del grupo.

Doña Leonilda, de 75 años y junto a su hija Norma,  fue fundadora de Las Patronas cuando desapareció el tren de pasajeros y se empezaron a ver a grupos de personas que viajaban en los vagones del tren carga con destino a Estados Unidos.  Ella dijo a El Universal de Veracruz:

“Quien sabe como a de estar su país que se vienen familias completas en los trenes, luego hasta gente de mi edad".

Aunque asisten desde hace casi veinte años, fue en la última década en la que obtuvieron notoriedad y pasaron de ser el rumor de voz en voz de un grupo de mujeres que ofrecía apoyo humanitario, hasta obtener en abril de este año el Premio Nacional de Derechos Humanos “Don Sergio Méndez Arceo".

Este premio también ha sido obtenido por Ofelia Medina, Raúl Vera, la comunidad de “Las Abejas” y Lydia Cacho, entre otros.

La organización surgió hace 18 años, cuando un migrante centroamericano tocó la puerta de Romero y despertó en ella la voluntad de ayuda, una acción que inspiró a otras mujeres a sumarse a esa labor, y así nació la organización.

Esta agrupación se dedica a brindar ayuda (comida, agua y consuelo) a los migrantes que viajan en el tren en el que atraviesan México desde Centroamérica hasta Estados Unidos.

"Nuestra labor de ayuda humanitaria comenzó como algo tan sencillo, alimentar a los migrantes, que nunca pensamos o tan siquiera imaginábamos que podríamos llegar a este punto", dijo Romero en su discurso de agradecimiento.

"Son jóvenes, mujeres y hasta niños, personas con familia; madre, padre, hermanos en busca de una oportunidad, al igual que cada uno de los aquí, presentes. Sólo que ustedes no son llamados criminales por querer mejorar la calidad de vida de sus seres amados", dijo.

 

Palabras de cierre del discurso pronunciado ante Enrique Peña Nieto al recibir el  Premio Nacional de Derechos Humanos 2013

La acción colectiva, la unión para hacer las cosas buenas que nos favorezcan es posible, la organización no debe estar sólo en el crimen sino también entre la sociedad y en los que nos gobiernan. Si cada quien hace lo que le corresponde y nos comprometemos de verdad con la causa, por muy difícil que parezca, seguro lograremos mejorar las condiciones de vida para todos y todas.

Por supuesto como todo lo bueno cuesta, no podemos asegurar que va a ser fácil o que no habrá riesgos o errores en el camino.

Sin embargo Los momentos de dicha personal serán muchos.

No nos conformemos hermanos y hermanas, nuestro deber como sociedad es no callarnos sino denunciar, participar y proponer.

Y pedimos al señor presidente que podamos crear un dialogo entre la sociedad y los que nos representan porque no se trata de criticar o juzgar a los que se han equivocado o han traicionado a la patria.

Lo verdaderamente importante es actuar,  llevar el mensaje de las cosas que cada quien desde su vida cotidiana pueda impulsar un cambio.

Hacemos un llamado a las instituciones y a la sociedad civil para que se pongan las pilas y  trabajen para su pueblo, a que no se basen en las apariencias sino en los hechos, pues estos son los que verdaderamente cuentan.

Los invitamos a que vivan la experiencia de  compartir el pan con los más vulnerables, les prometo que no se arrepentirán.

Nosotras las patronas luchamos por todo esto porque sabemos que no hay que cerrar los ojos y esperar que los problemas no nos pasen a nosotros, o a nuestros hijos, padres o hermanos.

Luchamos por los migrantes que salen en busca de un sueño, por una vida mejor, lo que muchos consideran imposible pero luchamos sobre todo porque ese sueño – ojalá- ojalá y un día se convierta en realidad.

 Muchas gracias.

 

Liga al documental "Llévate mis amores" (México, 2014), dirigido por Arturo González Villaseñor.

Con información de La Jornada.

Animal Político:  La Patrona, la esperanza del migrante.

Liga al discurso en la entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos 2013.

Foto en portada: Norma Romero (Izquierda), Leónida Vázquez, y Julia Ramírez, forman parte del grupo de ayuda humanitaria ‘Las Patronas’. Foto: Manu Ureste/Animal Político.

 

Publicaciones relacionadas:

,