Legado de la Escuela de las Américas: al menos 11 dictadores entrenados por EUA desde 1948

La Escuela de las Américas (SOA, por sus siglas en inglés) es una escuela de entrenamiento de combate para soldados latinoamericanos ubicada en Fort Benning, Georgia. En 2001 su nombre cambió al de Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación de Seguridad (WHINSEC).

Inicialmente fue establecida en Panamá en 1946, pero fue expulsada en 1984 bajo los términos del Tratado del Canal de Panamá. Su función es la desestabilización en países de América Latina. Cuando la guerra fría terminó, su argumento cambió del combate al comunismo al combate al crimen organizado.

Desde 1946, la SOA ha capacitado a más de 64.000 soldados latinoamericanos en técnicas de contrainsurgencia, francotiradores, guerra psicológica, inteligencia militar y tácticas de interrogatorio. Entre los graduados de SOA es usual marcar como objetivos de sus acciones a educadores, organizadores sindicales, trabajadores religiosos, líderes estudiantiles y promotores de los derechos. Cientos de miles de latinoamericanos han sido víctimas de tortura, violación, asesinato, desaparición, masacres y desplazamientos por parte de los entrenados en la Escuela de las Américas.

Entre los destacados graduados se encuentran militares golpistas, represores, integrantes de grupos paramilitares, escuadrones de la muerte y narcotraficantes, entre otros. Algunos han enfrentado cargos por genocidio y crímenes de lesa humanidad.

A través de sus egresados, la SOA y Estados Unidos han tenido participación en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, El Salvador, Panama, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. En el caso de México su vínculo es con la guerra sucia de los años 70, el levantamiento del EZLN en Chiapas y el narcotráfico y más recientemente (2015) en Michoacán ante el surgimiento de los grupos de autodefensa.

Entre los graduados de la SOA se encuentra el ex teniente Pedro Barrientos responsable del asesinato y tortura en 1973 del músico Víctor Jara; el ex dictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt;  Elías Wessin y Wessin (militar dominicano, líder del golpe de Estado contra el presidente Juan Bosch); el general Manuel Noriega, (Panamá, actualmente en prisión por crímenes de lesa humanidad, antes preso por narcotráfico); el general Hugo Banzer (militar de la dictadura en Bolivia que duró hasta 1978, electo presidente entre 1997-2001 y  admitido al salón de la fama de la Escuela de las Américas de 1998); Roberto D’Aubuisson; el general Roberto Eduardo Viola (golpe de estado de 1976 en Argentina); Juan Ramón Quintana (ex-Ministro de Presidencia de Bolivia Iigado a la Masacre del Porvenir); Leopoldo Fortunato Galtieri (Guerra de las Malvinas, líder de la Junta Militar de Argentina que supervisó los últimos dos años de la  “guerra sucia” de ese país, en la que fueron torturadas y asesinadas 30.000  personas acusadas de disidencia); Vladimiro Montesinos; Santiago Martín Rivas (jefe del grupo de aniquilamiento COLINA en el gobierno de Fujimori); Manuel Contreras (condenado a cadena perpetua por causas durante la dictadura de Augusto Pinochet).

Colombia y El Salvador son los países que cuentan con el mayor número de militares entrenados en la SOA, con 8679 y 6776, respectivamente.

Consistentemente, durante etapas de represión, los países con el peor registro de derechos humanos han enviado a un mayor número de elementos a recibir entrenamiento en la academia estadounidense. Después del levantamiento zapatista de 1994, México se convirtió en el cliente más grande de la SOA.

En los primeros 49 años de la escuela, México había enviado pocos internos (766 en total). Ese número escaló en 1996 y llegó a 315 en 1997, una tercera parte de los graduados totales de ese año. Los defensores de la SOA afirmaron que esa capacitación era necesaria por la mayor participación de México en la “Guerra contra las Drogas”. Sin embargo en 1997 sólo el 10% de los participantes mexicanos tomaron cursos contra narcóticos. El resto recibió capacitación estándar de contrainsurgencia. En 1999 ningún soldado de México tomó cursos contra narcóticos pero 40 se formaron en inteligencia militar.

Los graduados de la SOA han tenido papeles clave en la guerra civil en los estados de Chiapas, Guerrero y Oaxaca (al menos 18 altos funcionarios militares involucrados en el conflicto son graduados de esa academia).

Si bien es imposible saber cuántos oficiales entrenados en Estados Unidos están participando en operaciones de contrainsurgencia, algunas evidencias pueden ser obtenidas confrontando las listas de inscripción de SOA con informes de prensa sobre operaciones militares. La sede de la 31ª Zona Militar del Ejército Mexicano, ubicada en Rancho Nuevo, cerca de San Cristóbal de Las Casas, en Chiapas, tuvo una especie de reunión de generación del SOA cuando los zapatistas se levantaron en armas el 31 de diciembre de 1993. Tres de los generales del ejército – Gastón Menchaca Arias, comandante de la Zona Militar, Miguel Leyva García, y Enrique Alonso Garrido- eran egresados. Menchaca Arias y Leyva García fueron compañeros de entrenamiento en 1971.

A medida que los enfrentamientos continuaron a principios de enero de 1994, otro graduado de la SOA, el general Juan López Ortiz, fue enviado a Chiapas con tropas bajo su mando desde los estados de Campeche y Tabasco. En una entrevista realizada en 1994 con la revista Impacto, López Ortiz calificó al EZLN de “gente muy criminal que se atreve a llamarse un ejército mientras envía a la gente a sus muertes, armada con rifles de madera, Y se cubren las caras con pasamontañas”. López Ortiz se había hecho nombre en 1974 luchando contra el Partido de los Pobres en las montañas del estado de Guerrero. Esa campaña dejó a cientos de campesinos “desaparecidos”. Las tropas que él comandó en 1994 en Ocosingo masacraron presuntos zapatistas en el mercado de la ciudad; las manos de los presos estaban atadas a sus espaldas antes de que los soldados les dispararan atrás de la cabeza.

De acuerdo a la Secretaría de Defensa, 513 soldados Mexicanos de las fuerzas especiales entrenaron en la SOA de 1940 a 2002. Cerca de 120 pertenecen al Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales del ejército mexicano. De ese número, 31 ex soldados de élite apostados en Tamaulipas en 1995 fueron reclutados por Los Zetas.

Con información de SOA Watch, la traducción es nuestra.

Enlaces:

Mexico Practices What The School Of The Americas Teaches

Most Notorious SOA Graduates

Caro Quintero y las redes de la guerra sucia en el narcotráfico en México

Los Zetas según WikiLeaks: Mexico Tactical Brief 110127 – 925 words

Egresado de la Escuela de las Americas Toma Control de la Seguridad de Michoacán, México

The School of the Americas: How the United States Has Trained Latin American Dictators in Corruption and Genocide

11 Latin American Dictators

Fotografía y relato de la guerra civil en El Salvador

Share: