Del fotoperiodismo al cine: cuando Stanley Kubrick se metió al ring

La carrera profesional de Stanley Kubrick comenzó el 12 de abril de 1945, cuando durante sus estudios en la escuela de secundaria tomó una fotografía en el Bronx de un vendedor cabizbajo en un quiosco rodeado de los titulares que anunciaban la muerte de Franklin Delano Roosevelt. Su amigo de la infancia Alexander Singer cuenta que Kubrick de inmediato corrió al cuarto oscuro que tenía en casa, imprimió la imagen y esa misma tarde la vendió a la revista Look. Al año siguiente, cuando ninguna universidad podría aceptar a Kubrick por su pobre historial académico, Look lo contrató como fotógrafo  de tiempo completo.

Singer y Kubrick habían forjado un vínculo basado en la apatía escolar compartida y el respeto mutuo a los logros extracurriculares. Singer como editor de la revista de arte literaria de la escuela, y Kubrick como el chico con una cámara alrededor de su cuello: "casi una caricatura de como se imaginaría a un camarógrafo adolescente", dice Singer.

Cuando los planes de Singer de hacer una adaptación cinematográfica de la Ilíada de Homero, resultaron ser demasiado ambiciosos, a Kubrick le surgió la idea de traducir uno de sus ensayos fotográficos a la pantalla grande.

Ese ensayo fue "Boxeador" (Prizefighter), publicado por Look en enero de 1949, y descrito por el biógrafo de Kubrick, Vicente LoBrutto, como el momento en que alcanzó la mayoría de edad como fotoperiodista. La historia de siete páginas presenta escenas de la vida del boxeador de peso medio nacido en el Bronx, Walter Cartier, así como su entrenamiento y  su vida doméstica. A menudo trabajando bajo luz dura y con película infrarroja (también usada por su ídolo, Weegee), Kubrick capturó imágenes de alto contraste que hacían hincapié en el físico de Walter y proyectaban sombras incisivas acentuando  su rostro.

Stanley Kubrick fotoperiodista: cuando Kubrick subió al ring.

Sin embargo Prizefighter pasaría a definir a Kubrick de otras maneras. Pudo haber sido su amanecer como reportero gráfico pero el ensayo también serviría como la base de la primera película de Kubrick, llamada "El día de la pelea" (Day of the Fight) y lanzada dos años más tarde.

Ese mismo Kubrick de 20 años tomó la decisión de filmar en 35mm e hizo la mayoría de la fotografía del proyecto por él mismo. Singer se unió como la segunda cámara para capturar una toma en vivo y un tercer operador filmó en los altos desde el auditorio.

Comparando Prizefighter  con Day of the Fight, uno tiene la sensación de que gran parte del trabajo creativo se había hecho durante el ensayo fotográfico, el cual, a pesar de su aparente contenido documental, fue construido a través de escenas montadas deliberadamente.

Pero Day of the Fight es una obra cinematográfica distintiva; especialmente notable es la capacidad de Kubrick para controlar el tiempo y añadir un elemento de suspenso al retratar la anticipación de Walter en la pelea, un rasgo que faltaba en Prizefighter.

Muchas de las secuencias de las hojas de contacto y el corto, fueron luego repetidas n el trabajo de Kubrick, particularmente en su segunda presentación, “El beso de la muerte”, sobre un peleador sin mucha suerte.

A pesar de que Kubrick es reconocido como el más exitoso fotógrafo que se volvió cineasta de tiempo completo, su nombre raras veces aparece en la discusión de los legendarios neoyorkinos y sus progresivas contribuciones al avant garde. Esta tradición incluye a Paul Strand (Manhattan, 1921), Rudy Burckhardt (The Pursuit of Happiness, 1940) Helen Levitt (In the Street, 1949), Ruth Orkin & Morris Engel (The Little Fugitive, 1953), William Klein (Broadway by Light, 1958) and Robert Frank (Pull My Daisy, 1959).

Stanley Kubrick fotoperiodista:

Stanley Kubrick fotoperiodista: cuando Kubrick se metió al ring.

Stanley Kubrick fotoperiodista: cuando Kubrick se metió al ring.

Stanley Kubrick fotoperiodista (3)

Stanley Kubrick fotoperiodista: cuando Kubrick se metió al ring.

Stanley Kubrick fotoperiodista (5)

 

Publicaciones relacionadas:

, , ,