The man who laughs, la película que inspiró a la creación del Joker

"The man who laughs" (Paul Leni, 1928), es la película que inspiró a la creación del Joker cuando las fotografías del personaje principal, Gwynplaine, fueron entregadas por el guionista Bill Finger al equipo creativo de Batman en 1940.

“The man who laughs” narra la historia del pequeño Gwynplaine, el hijo de Lord Clancharlie que dentro de una revancha política del Rey Jaime II, es entregado a los llamados “comprachicos” que se encargan de utilizar a niños para deformarlos quirúrgicamente y venderlos en atracciones de feria. La trama se desarrolla durante la Inglaterra del siglo XVII.

La película es una adaptación de la novela de Victor Hugo, escrita durante su exilio en la isla de Guernesey. En el prefacio se explica que el libro formaría parte de una trilogía, de la que sería el libro primero. El título de “El hombre que ríe” puede ser sustituido (según el autor) por “La Aristocracia”, pues el autor explica que ese fue el mayor fenómeno de Inglaterra, como en Francia lo fue la monarquía. Precisamente “La Monarquía” sería el título del libro segundo, que nunca llegó a escribirse. El tercer libro, que sí llegó a publicarse es el Noventa y Tres, novela que tiene como escenario el año más crítico y decisivo de la Revolución francesa:1793, el año del heroísmo y de las victorias sorprendentes.

conrad veidt is manwholaughs

En el blog de un catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid:

"El hombre que ríe" fue poco apreciado en su época, a pesar de que Victor Hugo lo consideraba lo mejor que había escrito. Era demasiado barroco. "He querido abusar de la novela", escribió, "he querido crear una epopeya. He querido forzar al lector a pensar en cada línea. De aquí una especie de cólera del público contra mí". En "El hombre que ríe", poema visionario, se unen todas las ideas que aparecían en sus obras anteriores. Como escribió Baudelaire, "lo excesivo, lo inmenso, son el dominio natural de Victor Hugo, se mueve en ellos como en su atmósfera natal". Es una novela sobrecogedora de principio a fin. En todas sus páginas se pueden encontrar frases antológicas.

Victor Hugo escribió acerca del libro:

"Hay dos tipos de drama: el drama que se puede representar, y el drama que no se puede representar. Este último participa de la epopeya. A los personajes humanos mezcla, como la naturaleza misma, otros personajes: las fuerzas, los elementos, lo infinito, lo desconocido. Siendo más grande, es más libre. Si se pregunta al autor de este libro por qué ha escrito "El hombre que ríe", responderá que, como filósofo, ha querido afirmar el alma y la conciencia; como historiador, ha querido revelar hechos monárquicos poco conocidos e informar la democracia, y que, como poeta, ha querido escribir un drama. En la intención del autor, este libro es un drama. El Drama del Alma”.

El actor alemán Conrad Veidt (1893-1943) es conocido por su participación en películas como El gabinete del Doctor Caligari (1920) y Casablanca (1942).

Además colaboró con otros directores del cine expresionista como Robert Wiene y  Henrik Gaalen -director de El Golem (1915). También participó con el gran F.W. Murnau en cinco filmes.

Publicaciones relacionadas:

,