La portada de los Ramones, el último mejor tributo para siempre

A principios de 1975 Lisa Robinson, la editora de Hit Parader y Rock Scene, vio a los Ramones tocando en el CBGB de Nueva York. Joey Ramone relató: "Lisa vino a vernos, y quedo impresionada por nosotros. Ella dijo que cambió su vida y comenzó a escribir sobre nosotros en Scene Rock, luego Lenny Kaye comenzó a hacer artículos de nosotros y empezamos a tener más prensa en otras revistas”. Robinson contactó a Danny Fields, el mánager que formó a The Stooges, y lo convenció de considerar a los Ramones también. En noviembre de 1975 Fields decidió encargarse de ellos, señalando que la banda tenía todo lo que a él nunca le había gustado.

El 19 de septiembre de 1975, la banda grabó un Demo en los estudios "914 Sound", con la producción de Marty Thau. El demo incluía "Judy Is A Punk" y "I Wanna Be Your Boyfriend", entre otros y fue utilizado para promover a la banda con diferentes compañías disqueras. El productor Craig Leon, quien los había visto actuar en el verano de 1975, llevó el demo para la que lo escuchara Seymour Stein, presidente de Sire Records. Tommy Ramone recordó: "Craig Leon es el que nos hizo firmar, sin ayuda de nadie, le llevó el demo al presidente y a toda esa gente - él fue quien nos metió, y arriesgó su carrera para que la disquera nos aceptara".

the ramones tributo (4)

Insatisfechos con el acuerdo que les ofreció Sire, Ramones audicionó para otras compañías, como Blue Sky y Arista Records, para conseguir un contrato. Finalmente se firmaría con Sire Records cuando las otras compañías los rechazaron.

En febrero de 1976 empezaron a grabar su primer álbum. El debut les costó $ 6.400 y se completó en siete días, la toma de los instrumentos demoraron tres días y las voces cuatro. Tommy Ramone aparece en los créditos como productor asociado.

Los Ramones querían originalmente una cubierta similar al álbum de los The Beatles, Meet The Beatles! de 1964. Se les tomaron fotografías por $ 2,000 pero la disquera estaba insatisfecha con los resultados de la dirección artística deToni Scott. De acuerdo con John Holmstrom la idea original "salió horrible".

Ramones se reunieron luego con Roberta Bayley, en el momento fotógrafa de la revista Punk. Holmstrom señaló que "conseguir que los Ramones posaran era como hablarle a la pared", aunque de ahí resultó la clásica portada del grupo. La fotografía en blanco y negro de la carátula del álbum apareció originalmente en una edición de la revista punk. Sire se ofreció para comprar los derechos de cualquiera de las fotos para la portada del álbum.

La foto de la cubierta incluye de izquierda a derecha a Johnny, Tommy, Joey y Dee Dee Ramone, de pie contra una pared de ladrillo, mirando a la cámara con rostros inexpresivos. La actitud de los Ramones en la portada influyo en el diseño de varias de sus siguientes portadas y muchas otras fotos de la banda.

En la foto, Tommy está parado en puntas y Joey un poco encorvado.

the ramones tributo (1)

Esta portada ocupó el puesto número cincuenta y ocho en la lista de las 100 mejores portadas de la historia por la revista Rolling Stone.

Roberta Bayley  se había comprado una Pentax Spotmatic en noviembre de 1975.

“Hice la imagen de Ramones para la revista Punk. Nunca fue la intención ser la portada del álbum, así que no había presión sobre mí. John Holmstrom y Legs McNeil estaban allí y conocíamos a los Ramones así que no fue una sesión de estrés. La compañía discográfica de Ramones, SIRE, ya había contratado a un fotógrafo "profesional" para la portada del álbum, pero la banda odió las fotos y estaban lo suficientemente desesperados como para llamarme. Me pagaron $ 125 dólares por la foto y otra que  sería utilizada para la publicidad ¡Tómalo o déjalo! Tan pronto como salió sabía que de alguna manera era icónica. A través de los años muchas personas, sobre todo en Inglaterra, dijeron que quedaron atónitas al ver la portada y compraron el disco sólo por la imagen. Nunca ha habido otra imagen de los Ramones que capture ese particular momento perfecto”.

Mientras los Ramones estaban en plena grabación del álbum, Roberta los convocó para hacer las fotos. La tapa sería una caricatura de Joey hecha por John Holmstrom. Fueron hasta un callejón en East Second Street, a pocos metros de The Bowery, sobre la zona sur de Nueva York. Ahí mismo posaron sobre una pared de ladrillos pintarrajeada con aerosol. Ni Joey ni Johnny ni Dee Dee ni Tommy se esforzaron demasiado, se pararon, miraron a cámara y listo. Chamarras de cuero, flequillo, jeans rotos. Las manos en los bolsillos.

Pocos días después, el manager Danny Fields comenzó a rastrear a todos los fotógrafos que habían retratado a la banda. El lanzamiento del disco era inminente y todavía no tenía la portada definida. Ahí apareció Roberta con copias del grupo tocando en vivo y con la sesión de East Second Street.Ya habían desperdiciado un dineral en la sesión fallida, cuando quisieron copiar a los Beatles.

The Ramones, ese fue el título, salió a la venta el 23 de abril de 1976. No fue un álbum que alcanzó éxito inmediatamente. Actualmente es un clásico, la portada no sólo influyó a otros grupos punk rock para que definieran su imagen, además fue determinante en la estética propia de la banda.

Roberta Bayley regresó al callejón de East Second Street pocos años después, durante una entrevista que le hicieron para un documental sobre el grupo. Querían hacer unas tomas en el lugar exacto donde había tomado la fotografía. En 1977, el callejón se convirtió en un pequeño parque comunitario; los vecinos lo apodaban Joey Ramone Place. Cuando llegaron se encontraba tan sucio y descuidado que tuvieron que mover bolsas de basura y pedazos de escombros para que quedara más o menos reconocible.

Con información de Ramones, una foto punk rock y OC Weekly Blogs.

The Ramones tributo, 11 de julio de 2014. Descanse en punk.

Publicaciones relacionadas: