Riqueza patrimonial, economía del turismo y medio ambiente en el Río Sonora

Dos semanas después del derrame de químicos de la mina Buenavista del Cobre en el Río Sonora, el último monitoreo arrojó un aumento en los niveles de contaminación, posiblemente debido a que las lluvias han arrastrado residuos de la parta más alta, dijo ayer César Lagarda Lagarda, Delegado de Conagua durante una entrevista a la televisora regional Telemax.

Hasta el momento permanece la restricción de consumo del afluente en la zona, la cual contempla una longitud de 250 kilómetros y 700 pozos aledaños. Hasta el momento se desconoce cuándo se pueda regularizar la situación.

En las comunidades se han suspendido las clases en escuelas y se distribuye agua potable en garrafones y para otros usos con pipas. También se ha dado a conocer información sobre las pérdidas económicas en las poblaciones cuyas principales actividades son la agricultura, la ganadería y sus derivados.

De acuerdo al portal de la Comisión de Fomento al Turismo del Estado de Sonora, éstas son las referencias de riqueza patrimonial y ecológica en las comunidades afectadas del Río de Sonora. Si bien la información oficial siempre requiere verificación, en este caso el conocimiento del patrimonio histórico-cultural de la zona es importante para concientizar a la población sobre otros campos afectados por la contaminación y evaluar el resarcimiento del daño, pues, entre otras cosas, mientras el consumo humano se ha restringido, todavía no se habla de las especies animales alrededor del río.

Más que un recorrido, es un pasaje de convivencia con la naturaleza en la que además podemos admirar las páginas de la historia a través de sus edificios y monumentos. Una serie de pintorescos pueblos asentados en las riberas del Río Sonora forman un camino lleno color donde se fusionan los hombres, la cultura y la magia de cada rincón de la Ruta del Río Sonora.

La ruta del Río Sonora está formada por los poblados de Ures, Baviácora, Aconchi, Huépac, Banámichi, San Felipe de Jesús, Arizpe, Bacoachi y Cananea.

De acuerdo a un artículo de Patricia L. Salido Araiza sobre estrategias del turismo sustentable en la zona rural (CIAD, 2009), la fauna en los municipios comprendidos en la Ruta del Río Sonora es muy variada: "Algunos de los mamíferos incluyen el lince, puma, jaguar, oso negro, ocelote, venado cola blanca, bura, coyote, puerco espín, entre otros. Después de los mamíferos, las aves son el segundo grupo más numeroso, con especies como: el águila real, el águila calva, el halcón aplomado, el guacamayo verde, la cotorra serrana, el búho de orejas cortas, el tecolote carnudo, entre otros muchos que pueden verse de manera excepcional en la región y que, además, se encuentran como especies consideradas bajo alguna categoría de protección".

Contaminación del Río Sonora / www.numerof.org

La ruta Río Sonora

Bacoachi en lengua ópata significa “víbora del agua”. Se fundó en 1646 y está enmarcado por sierras ideales para actividades cinegéticas y ecoturismo. La Sierra Purica, la Sierra de los Ajos, así como el Cerro Colorado están considerados Reserva Ecológica Nacional por ser lugares ricos en vegetación y fauna.

Banámichi, “donde da vuelta el agua” se fundó en 1639, y cuenta con un manantial de aguas termales. En su plaza principal se encuentra un monolito grabado de lo que se cree fueron campos de riego.

Cuenta con dos parques cercanos a la población, Bacachi y Baceran, los cuales constituyen un atractivo turístico por conservar la fauna y vegetación de la zona.

En Ures existen varios puntos interés como la “Plaza de Armas”, donde se encuentran cuatro esculturas de bronce del siglo XIX, donadas por el gobierno italiano. También se puede visitar la “Misión de San Miguel” y la casa que habitó el ex-gobernador del Estado, General Ignacio Pesqueira. Fue fundada en 1644 y fungió como capital del Estado de 1838 a 1842.

En Guadalupe de Ures destaca la talabartería y se caracterizan por la elaboración de dulces y jamoncillos tradicionales de la región.

Baviácora significa “hierba del manso”, fue fundada en 1639. Como en todos los pueblos de la ruta son innumerables los lugares de retiro y de paseo bajo las frondosas arboledas a las orillas del río. Además se puede practicar la caza y la visita a ranchos cinegéticos.

Aconchi es el pueblo de “las sartas de chile colorado, del chiltepín y la salsa picante”.  Significa “paredón en el agua” y fue fundado en 1639. Ahí se puede visitar el templo franciscano del siglo XVIII y el tempo parroquial, el cual en su interior guarda un Cristo negro, pieza cuyo origen y razón son inexplicables. Cuenta con un manantial de aguas termales medicinales, las cuales ascienden a una temperatura de 59 grados centígrados; este nacimiento de agua se ubica a cuatro kilómetros por la carretera Hermosillo-Arizpe, por el vado de San Felipe de Jesús.

En San Felipe de Jesús las cuencas de los ríos Sonora y San Miguel brindan un hermoso recorrido en los cuales abundan los mezquitales, matorral subtropical y los bosques de encino y de pino encino.

Las ruinas del Lavadero es un antiguo centro minero que aún se conserva como parte de los atractivos del lugar.

Los pobladores recomiendan visitar el pueblo en los meses de octubre y noviembre, cuando se han levantado las cosechas y pueden ofrecer una gran variedad de manjares.

Contaminación del Río Sonora / www.numerof.org

Huépac y la antigua Misión de San Lorenzo de Huépac, significa “valle ancho”, fue fundada en 1644 y cuenta con atractivos como el templo de fines del siglo XVIII y el molino de harina más antiguo de la región. También se puede visitar el Palacio Municipal donde se guarda un fémur de mamut encontrado en la región.

Arizpedonde las rocas, montañas, río y vegetación forman una amalgama y contraste de colores increíble, significa “lugar de las hormigas coloradas” y fue fundado en 1646. Fungió como la Capital de las Provincias Internas de Occidentes en 1776. Cuenta con Iglesia de la Asunción, que data del siglo XVII y fue la primera Catedral del Obispado en Sonora.

Arizpe es un lugar de recreación para toda la familia y para quienes practican el deporte cinegético. El paseo campestre Los Nogalitos se encuentra a 8 km al sur del pueblo y tiene agua corriente a lo largo del año. El paseo campestre Rancho La Cieneguita está a 20 km al suroeste de Arizpe se practica la cacería, la pesca y los paseos en caballo.

En el paseo campestre Agua Caliente se ubica el manantial de aguas termales medicinales.

El “baile de la trenza” se lleva a cabo el 4 de octubre, Día de San Francisco de Asís.

Cananea, desde mucho antes de su llegada, se pueden apreciar los cerros de la mina de cobre más grande de México, cuya explotación es mediante el moderno sistema de tajo abierto.

Fotos: Alonso Castillo.
Fuente: Sonora Turismo.

 

Publicaciones relacionadas:

,