World Press Photo retira premio al italiano Giovanni Trolio

Tras días de intensa controversia, el jurado de uno de los principales concursos de fotoperiodismo, el World Press Photo, retiró el primer premio otorgado al fotógrafo italiano Giovanni Troilo, después de que se descubrió que había alterado la ubicación en una de las imágenes que se incluyen en su serie de 10 fotos "El oscuro corazón de Europa", sobre la comunidad de Charleroi, Bélgica.

"El concurso World Press Photo debe basarse en la confianza en los fotógrafos, en su trabajo y en su ética profesional", señaló Lars Boering, director del WPP. "Ahora tenemos un caso claro de información engañosa y esto cambia la forma en que la historia se percibe. Una regla se ha roto y una línea se ha cruzado".

La decisión de retirar el premio se produjo un día después de que representantes del festival Visa pour l'image dijeran que no mostrarían ninguna imagen de WPP este año, en protesta contra las fotografías escenificadas. En un momento en el que cualquier persona con una cuenta de Instagram puede convertirse en reportero, la controversia plantea cuestiones acerca de lo que los espectadores deben saber de las fotos que se clasifican como periodismo, y dentro del cual, este concurso define la línea y límites entre la fotografía documental y la fotografía artística .

De acuerdo a Gary Knight, presidente del jurado del WPP en cuatro ocasiones, "si el público no tiene confianza, eso es un problema serio, no sólo para el periodismo visual, sino para el público, nuestras sociedades y democracias".

Troilo sostiene que la controversia inició después de que World Press Photo reescribió la información capturada en sus fotos originales. La polémica se desató la semana pasada y se centró en una foto en la que Troilo fotografió a su primo sosteniendo relaciones sexuales con una mujer en la parte trasera de un coche. Para iluminar el asiento durante la toma, se utilizó un flash de control remoto. Al montar el flash en el coche, los críticos dijeron que efectivamente la imagen fue organizada, hecho que viola las reglas del concurso.

El jurado del WPP dijo que el trabajo podría verse como retrato documental, en el cual se considera aceptable tal uso de un flash.

Michele McNally (directora del  jurado del World Press Photo este año), el director de fotografía y un jefe de redacción de The New York Times, así como otros fotoperiodistas, están cuestionando si las fotos en referencia cumplen con las normas del NY Times, en el que "una fotografía escenificada no es aceptable como imagen periodística".

Este año el escrutinio ha sido más intenso ya que el jurado del WPP reconoció que habían descalificado el 20 por ciento de las fotos que participaron en rondas finales, por haber sido manipuladas digitalmente para sumar o restar elementos clave, lo cual viola las reglas de integridad en la imagen fotográfica.

"Todos los años hay un debate y discusión; este año creo que de verdad teníamos muchos problemas", dijo Boering.

WPP inició una investigación la semana pasada, después de recibir una carta del alcalde de Charleroi, quien dijo que las fotos de Troilo habían puesto una luz negativa en esa comunidad y que varias de las fotos habían sido escenificadas, incluyendo una que retrata a una mujer en un centro de salud mental (además de la ya mencionada de la pareja en el coche).

En aclaraciones publicadas en su sitio web, WPP se colocó del lado de Troilo y dijo que la confusión había surgido del texto en las  fotos que se habían reescrito. El jurado había leído los datos originales durante la revisión final y no se había tenido dudas en ese momento. Sin embargo, el miércoles se reabrió la investigación al darse a conocer la noticia de que Troilo había tomado una de las imágenes en el estudio del artista Vadim Vosters, ubicado en Bruselas y no en Charleroi.

En entrevista telefónica,  Trolio reconoció que había tomado la foto de Vosters en Molenbeek, una área de Bruselas, pero atribuyó la confusión a un error técnico. Dijo que se había cometido el error "de distracción" mientras él y un asistente capturaban la información cerca del plazo final para los envíos.

Sobre la foto de la pareja en el coche, que provocó el escrutinio más intenso, Troilo asegura que había dejado claro a WPP que siguió a su primo en una noche en la que éste había planeado tener relaciones sexuales.  El fotógrafo de 37 años y con base en Roma,  dijo además que no quiere convertirse en "el chivo expiatorio" de un debate más amplio sobre los estándares de WPP.

Las reglas del WPP establecen que una puesta en escena se define como algo que no habría sucedido sin la participación del fotógrafo.  Muchos fotoperiodistas creen que Troilo cruzó la línea. "Tener a un fotógrafo involucrado con el sujeto en una imagen tiene su lugar en la fotografía;  eso es en el retrato", dijo Greg Marinovich,  ganador del Premio Pulitzer y jurado del  concurso en dos ocasiones anteiorres. "Si ellos defiende lo que dicen, que no se pueden escenificar eventos en el fotoperiodismo, entonces esta serie de fotos debería ser descalificada".

La polémica parece golpear ligeramente en cuestiones más amplias del concurso. "WPP tiene la prensa en el título; no dice Art World Photo", dijo Yunghi Kim, un fotógrafo con sede en Nueva York que presentó fotos para el premio de este año y no ganó. "No me puedo quejar del fotógrafo, sólo parece que World Press está teniendo una crisis de identidad".

Una reprimenda aún más fuerte vino de Jean François Leroy, presidente del festival  Visa pour l'Image. En su página de Facebook, Leroy dijo que el festival no mostrará el World Press de este año: "Es una decisión dolorosa. Pero los valores que defendemos no son negociables".

Los reporteros gráficos que queremos representar, no llaman a sus primos para fornicar en un coche", escribió.

World Press Photo retira premio al italiano Giovanni Trolio 2

Con información de Lens-NYT.

Publicaciones relacionadas:

, , ,