Tres poemas (sin relación con el box)


Reventó la piel en espera
de unas manos
uñas
un matasellos.
Tan destendida quedó
cercana al beso.
Lo mismo
verla
da escalofríos.

Tan invisiblemente
en mutis.

***

El pájaro
se despoja del aleteo
desnudo
se aleja de las plumas.
Está limpio su nido
y cuando lo toco
un profundo gemir
en cada vértigo
presiente brotar lágrimas.

Todo dolor compartido
renueva nuestro huir.
Un antiguo impulso
el instante en el que la jaula se abre.

***

El cuervo de ojos brutales
anida en mi casa
su sino de diablo ingrato
perturba mi latir
como si la nada esperara
en un abrir y cerrar las alas.
El negro
le digo en tono de amigos
pero es el silencio que se le hincha en el pico
la respuesta más enterrada.
Encarnada
la penumbra en sus ojos
teje un claroscuro
y fantasmas de palomas secas
traen el recuento de sus obras
que son también las mías
la tentación que un día tuve
de comer gusanos.

Nos arde la mirada
buscando en el suelo
su nicho
de muerte
irreconciliable.

Share: